Tras seis meses encerrado en una cárcel de Pekín (China) por consumo de drogas, Jaycee Chan, el hijo del popular actor de artes marciales , quiso dedicar su primer día en libertad a ofrecer disculpas al público y a su familia.

"Lo siento, me equivoqué". Esas fueron las primeras palabras que el joven actor y cantante hongkonés, de 32 años, dedicó hoy sábado a los medios presentes en un hotel de la capital china, donde organizó una conferencia de prensa para contestar preguntas y mostrar su arrepentimiento en público.

"Como figura pública, este incidente ha afectado negativamente a la sociedad y ha decepcionado a aquellos que me apoyan y les ha provocado pérdidas a aquellos que trabajan conmigo. No tengo una razón, y no tengo excusa. Lo he hecho mal", manifestó el hijo mayor de Jackie Chan.

A pesar de lo anunciado, la madre del joven actor no lo acompañó en su cita con los medios. Su padre, Jackie Chan, ya había anunciado que tenía trabajo de promoción de su nueva película, Dragon Blade.

"Mi madre tenía miedo de enfrentarse a los periodistas. Y yo no quería que viniera, no quiero más sufrimiento para mi familia", explicó el joven vestido con un traje negro y gris. Y añadió: "Sé que mis padres me quieren muchísimo. Es mi error y tengo que asumir las consecuencias".

RELACIÓN CON SU FAMILIADurante los seis meses que ha pasado en prisión, ni Jackie Chan ni su esposa fueron a visitarlo. "No podían por ley", comentó Jaycee, y aseguró que su familia no lo ha "reprendido" a su salida, si bien lo ha instado a que se aplique en su trabajo, dé lo mejor de sí mismo y no repita su error.

Según defendió el artista hoy, su padre no intervino en ningún momento para que le redujesen la pena de prisión ni la multa (unos US$320), y afirmó que había sido tratado como otro "convicto" más.

Jaycee Chan fue considerado culpable de "proporcionar un espacio para el consumo de droga", un delito que en China puede castigarse con hasta tres años de cárcel.

junto a un colega de profesión, el taiwanés Ko Chen-tung, cuando ambos fumaban marihuana en el domicilio que el primero de ellos tiene en Pekín.

"Después de este incidente, mi manera de ver la vida ha cambiado. En el pasado, no sabía muy bien cómo apreciar lo que tenía alrededor. Dije en el tribunal que, a pesar de que he recibido un castigo legal, no significa que haya recibido el perdón de la sociedad. Hace falta tiempo para volver a ganarse su confianza", reconoció.

"Lo que tengo que hacer ahora mismo es pedir perdón a la sociedad por mis errores. Lo siento mucho, desde ahora, seré una persona honesta y respetuosa con la ley", aseguró.

Tras media hora de encuentro con los medios, y antes de agachar la cabeza de nuevo frente a las cámaras, Jaycee compartió sus planes de este sábado, Día de San Valentín: "Espero ver a mi familia, sería el mejor regalo".