Los escenarios de Tomorrowland 2020 fueron The Mainstage, Core, Elixir Club, Q-Dance, Freedom, The Cave, Afterlife y Atmosphere. (Facebook/Tomorrrowland)
Los escenarios de Tomorrowland 2020 fueron The Mainstage, Core, Elixir Club, Q-Dance, Freedom, The Cave, Afterlife y Atmosphere. (Facebook/Tomorrrowland)

La pandemia del obligó a todo el mundo a crear una nueva normalidad: sin reuniones, fiestas o eventos multitudinarios. Los festivales musicales no fueron la excepción y así lo entendió. ¿Qué hacer para aún mantener la expectativa de tu público?

El sábado 25 y el domingo 26 de julio se celebró la décimosexta edición de este festival de música electrónica pero no en Bélgica, sino, en la mágica isla de Papilionem, el lugar escogido para que los mejores DJ arriben y desaten todas las emociones a que Tomorrowland nos tiene acostumbrados.


La tecnología permitió a cualquier persona, ubicada en cualquier rincón del planeta con conexión a Internet, poder disfrutar cada uno de los ocho escenarios virtuales que el festival nos ofrecía, cada uno con artistas distintos.

El Mainstage, Core, Elixir Club, Q-Dance, Freedom, The Cave, Afterlife y Atmosphere fueron los escenarios creados digitalmente y de manera que lucieran llenos, como si en realidad, hubiera personas disfrutando cada tema de los más de 60 artistas invitados. El usuario, con tan solo un clic, podía desplazarse por cualquiera de ellos.

Tomorrowland 2020: La isla de Papilionem.
Tomorrowland 2020: La isla de Papilionem.

Pero eso no era todo. Agregados a estos stages, también diseñaron otras carpas para que los asistentes disfruten de una experiencia completa. Se trató de nueve lugares en los cuales uno podía disfrutar de los siguientes atractivos:

  • Recetas de cocteles (podías aprender a preparar deliciosos tragos a base de ron, vodka y tequila),
  • Sabores del mundo (recetas de platos típicos de Bélgica que podías preparar),
  • La Gran Librería (podías concursar en un trivia de 10 preguntas sobre la historia de Tomorrowland),
  • Sesiones de Inspiración (historias insipiradoras de personas filántropas que apoyan a cambiar el mundo),
  • Los sonidos del mañana (anteriores ganadores del concurso que premiaba a un productor musical amateur para que toque en el festival)
  • People of Tomorrow (podías conocer algunos casos de ayuda de la fundación Tomorrowland en varias partes del mundo)
  • Tienda Tomorrowland (tenías permitido comprar artículos y merchandising oficial del festival)

Aparte de todos estos atractivos, para aquellos que quisieran revivir todos los sets, existió la opción de las entradas de ‘Relive’, que consistía en accesos exclusivos a la retransmisión del festival hasta por 2 semanas posteriores (12 de agosto). Esto fue una genial idea para poder gozar, set por set, cada uno de los artistas por separado.

Una de las invitadas especiales a esta edición fue la cantante estadounidense Katy Perry, a quien solo le bastó 20 minutos para demostrar que es un estupenda artista. Su presentación estuvo acompañada de los magníficos fuegos artificiales que, de manera virtual, adornaron la noche en Papilionem.

Katy Perry viste de sonrisa el Tomorrowland digital antes de dar a luz 26/07/2020

Eric Prydz, por su parte, estrenó su propuesta CELL, la cual deslumbró con todos los hologramas, proyecciones y lásers visuales desde el escenario de Freedom. Este productor y Dj de Suecia brindó un set increíble de puro progressive house. Sus sonidos, combinados con la puesta en escena, resultó ser algo espectacular que ya quisiéremos vivir en vivo y en directo de manera presencial. Mira este video:

Uno de los escenarios más atractivos fue Core, en donde todo los amantes del techno, minimal, deep house y todos los géneros del underground pudieron disfrutar de los sonidos de, por ejemplo, Adam Beyer, Charlotte de Witte, Joris Boorn, Anna y Yves Deruyter. Este stage era al ‘aire libre’ y una cabeza con alas a los costados se alzaba por todo lo alto. Miren:

Tomorrowland ha puesto la valla alta para cualquier otro festival que quisiera también realizar su edición de manera virtual. La interactividad con el usuario fue su eje principal para que no fuese una simple transmisión de un concierto por YouTube.

Además, el compromiso de los DJ por tocar e interactuar con el público (tal y como lo harían con un festival real) generó que se sienta esa energía y emoción tan igual que en años anteriores. Ejemplo de ello fue Tiesto subiéndose al altar del escenario principal como siempre lo hace.

Otro punto esencial fue la accesibilidad a las entradas: muy fáciles de comprar y no se encontraban a un precio elevado. Por un día, un ticket tenía un costo de 12.50 euros (57 soles, aproximadamente) y por los dos días, el precio era 20 euros (81 soles, aproximadamente). Aparte, el sistema de compra y del evento mismo no presentó caídas ni saturaciones. Todo fluyó.

MIRA TAMBIÉN:

Tras esta experiencia, en lo personal, Tomorrowland debe seguir por esa línea por los siguientes años para que, quienes no puedan asistir al festival de manera presencial, puedan seguir el evento desde la comodidad de su casa. Sería una excelente oportunidad para seguir involucrando a su público con su marca.

Gracias, Tomorrowland.

Vive Hoy. Ama mañana. Unidos por siempre.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR:

Conoce a Kyle Giersdorf , campeón mundial de Fornite:

Conoce a Kyle Giersdorf , campeón mundial de Fornite 14/06/2020