Nacido en como Daniel Hernández, el 8 de mayo de 1996, hijo de una madre mexicana y un padre puertorriqueño, el rapero conocido como  podría pasar el resto de su vida en prisión al declararse culpable de nueve cargos federales.

Con el cabello de colores, el cuerpo y rostro tatuados y un estilo desenfadado propio del género musical que representa, Tekashi se ha convertido en el rapero más controversial de Estados Unidos.

Desde temprana edad estuvo expuesto a la violencia y la delincuencia. Cuando tenía 13 años, su padre fue asesinado a metros de su casa, este hecho marcó un antes y un después en la vida del menor.

Una serie de problemas de ira propiciaron que fuera expulsado de su escuela por mal comportamiento en octavo grado. Desde ese momento no volvió a pisar una institución educativa.

Después de eso se puso a vender droga mientras trabajaba en un mercado de Brooklyn, pero al poco tiempo fue arrestado y enviado a la prisión de Rikers, una de las más peligrosas de Estados Unidos, en donde casí muere asesinado, según reveló en una entrevista.

Fue acusado de abuso sexual por parte de una menor de 13 años en 2015, acusación por la que se declaró culpable, pero luego de un acuerdo, logró salir en libertad condicional. Sin embargo, violó su condición de libertad condicional, razón por la que ahora puso en riesgo su libertad.

Su carrera como rapero alcanzó un reciente éxito con el lanzamiento de Gummo, sencillo que alcanzó rápidamente hasta el puesto 12 de los más escuchados, el año pasado.

Tras un par de canciones exitosas, a comienzos de este año presentó 'Day69', un mixtape debut fuertemente criticado como incoherente pero que no frenó su ascenso a la fama en este género.

Pese a sus problemas con la ley y una actitud deleznable, Tekashi se supo ganar a su público con muestras de afecto y caridad. A principios de septiembre visitó a un fanático con cáncer avanzado cuyo “último deseo” era conocer al rapero.

También suele regalar miles de dolares a las personas que suelen abordarlo, tal como quedó registrado en uno de sus videclips, 'Gotti'. La mayoría de sus obras las registra y publica en su cuenta de Instagram, en donde cuanta con más de 15 millones de seguidores.

Ahora, el rapero y tres colaboradores fueron arrestados por el FBI, acusados de cargos de extorsión y nexos con el crimen organizado. El juicio tendrá sentencia el 24 de enero de 2020 y podría enfrentar un mínimo obligatorio de 47 años de prisión y una sentencia máxima de cadena perpetua, según informó el New York Times.