Hace exactamente dos años, fue víctima de un robo mientras estaba alojada en un exclusivo y lujoso hotel de París, en Francia, a donde viajó para asistir a los desfiles por la Semana de la Moda.

Los ladrones armados irrumpieron en la habitación en la que se encontraba Kim Kardashian, la encerraron en el baño y la ataron de pies y manos, para luego proceder a llevarse todos los objetos de valor de la socialité.

Entre las pertenencias de Kim Kardashian que fueron sustraídas por los delincuentes, cuyo valor estimado ascendía aproximadamente a US$10 millones, estaban incluidos su celular y su anillo de compromiso.

Tras realizar las investigaciones correspondientes, la compañía de seguros de Kim Kardashian acaba de demandar al ex guardaespaldas y a la compañía de seguridad para la que trabajaba por haberlos encontrados responsables de lo ocurrido.

La aseguradora acusa a Pascal Duvier y a Protect Security de negligencia y exige una indemnización de US$6,1 millones, la misma suma que ellos debieron pagar por las joyas y demás prendas que le fueron arrebatadas a Kim Kardashian.

Esto debido a que la noche del incidente, Pascal Duvier abandonó el hotel donde se encontraba alojada Kim Kardashian y la dejó sola y sin vigilancia para acompañar a sus hermanas, Kourtney y Kendall, a una discoteca.

En la demanda, la aseguradora alega que Pascal Duvier falló en detectar y corregir una serie de violaciones de seguridad que permitieron el ingreso de los ladrones a la propiedad.

Pero no han sido incluidos ni el conserje, por no tener entrenamiento en seguridad, ni el hotel, que no contaba con un sistema de vigilancia que pudiera evitar un hecho como ese.

TAGS RELACIONADOS