Gisele Bündchen reveló la razón por la que dejó de modelar para Victoria’s Secret

En 'Lessons: My Path to a Meaningful Life', libro en el que cuenta sus memorias, la supermodelo dio a conocer la insólita forma en la que tomó esta decisión.

Redacción Redacción

El Victoria’s Secret Fashion Show es uno de los eventos más esperados cada año por las modelos, quienes sueñan con ser convocadas para subir a la pasarela y alcanzar la fama, tal como lo hicieron Heidi Klum, Tyra Banks y Alessandra Ambrosio.

Esto ocurrió con Gisele Bündchen cuando en 1999, con apenas 19 años, firmó un contrato con Victoria’s Secret por unos US$20 millones, lo que significaba el 80% de sus ingresos anuales, y con el que obtuvo una temprana seguridad financiera.

Gisele Bündchen se convirtió en una de las modelos más emblemáticas de la compañía; sin embargo, en 2006, luego de siete años trabajando con Victoria’s Secret, no renovó su contrato y dejó la empresa, decisión que causó conmoción, pues nadie entendía las razones que la llevaron a tomarla.

En 'Lessons: My Path to a Meaningful Life' ('Lecciones: mi camino hacia una vida plena'), libro en el que cuenta sus memorias y del cual ya se han hecho públicas varios aspectos desconocidos de su vida, Gisele Bündchen acaba de revelar lo que la motivó a tomar esta radical decisión.

“Durante los primeros cinco años, me sentí cómoda modelando en lencería, pero a medida que pasaba el tiempo, me sentía cada vez menos relajada cuando me fotografiaban caminando por la pista con solo un bikini o un tanga... ‘Dame una capa, alas ... ¡por favor, cualquier cosa que me cubra un poco!’”, contó.

“Sin duda estaba agradecida por la oportunidad y la seguridad financiera que la compañía me había brindado, pero me encontraba en un lugar diferente en mi vida y no estaba segura de querer seguir trabajando allí”, confesó  Gisele Bündchen.

Luego de mucho pensar, Gisele Bündchen optó por dejar esta importante decisión en manos del azar. “Arrugué dos pequeños trozos de papel y los coloqué en una taza de té vacía”, explicó y precisó que en uno de ellos escribió la palabra “Sí” y en el otro la palabra “No”.

“Cerré los ojos y me dije a mí misma: ‘Cualquier pedazo de papel que elija será lo mejor para mí‘”, agregó. Y así fue así como Gisele Bündchen colgó sus alas. “Fue la respuesta que inconscientemente quería escuchar, y también creo que fue la respuesta que mi cuerpo quería escuchar”, agrega en sus escritos.

Ir a portada