El enfrentamiento entre y sigue dando de qué hablar. Enrique Guzmán opinó sobre el tema y ha decidido marcar distancia de su nieta, luego que la joven llamara “golfa” a su madre en un comentario de Instagram.

“Es difícil ser hija de Alejandra, igual que debe ser hija de Silvia […] Si ella piensa que su mamá era una prostituta, pues yo no lo creo, porque no creo que la carrera artística de Alejandra tenga algo que ver con la prostitución, indicó el venezolano a las cámaras de “Sale el sol”.

El intérprete de 76 años aseguró que no quiere tomar partido en los dimes y diretes de su familia. Sin embargo, detalló que Alejandra Guzmán no la viene pasando nada bien desde el pasado mayo, mes en el que se expuso el distanciamiento que hay entre madre e hija.

Alejandra está viviendo un momento muy difícil por las tonterías de Frida, que son tonterías de gente joven, dicen que la juventud es una enfermedad que se quita con el tiempo, está desbocada y ya ella sabe lo que hace es lo suficientemente mayor, tiene 28 años”, dijo.

Enrique Guzmán detalló que tras los constantes ataques que Frida Sofía ha realizado en contra de Alejandra Guzmán, optó por poner distancia de su nieta.

“Poner distancia. Lo que no quiero es irme por un camino o por el otro. Ver desde un lado y tratar de opinar, opinar lo que pueda, porque una cosa es lo que [yo] diga y otra, lo que ellas decidan. Ojalá [Frida Sofía] le ponga freno a unas cosas que yo no mastico y su mamá tampoco”, sostuvo.

El llamado “Grande del rock” confesó que la intérprete de ‘Hacer el amor con otro’ sigue apoyando a su hija.

“En todo. Ella vive en un departamento que le compró su mamá. ¿A poco crees que vive de lo que gana? No gana lo suficiente para vivir, así que sí habla mal de su mamá, pero vive en su casa”, concluyó.