Casi el Perú entero estuvo pegado a su televisor este sábado viendo las confesiones de en . Según Ibope, el programa de conducido por , alcanzó .

¿Por que nos importa tanto este tipo de temas en televisión? El psicoanalista Julio Hevia explicó este fenómeno. "La puesta en escena de la vida emocional es un tópico al cual le damos un reconocimiento especial. Tratar de confundir o de fundir lo público y lo privado es una de las grandes estrategias de la comunicación masiva, afirmó en Buenos Días Perú.

Las redes sociales como Facebook y Twitter estuvieron plagados de comentarios negativos, en su gran mayoría dirigidos contra Tilsa Lozano. Ante esto el especialista dice que el público trata de predicar valores morales que "apestan a antiguos".

"Hemos escuchado frases como 'Esa mujer.. qué horror', pero bueno, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. A la gente no le queda más opción que trabajar apariencias. 'Parecer para ser', es una frase que escuché de otro psicoanalista. Siempre buscamos víctimas y victimarios. Igual fue con el caso de Ciro y Rosario Ponce. Los balances entre víctima y victimador existían, en realidad todos buscan rectificar unos valores morales que ya apestan a antiguos", afirmó.

Como se recuerda, la exconejita de Playboy alegó una "catársis pública" para explicar su participación en El Valor de la Verdad. Ante esto Hevia señala que tal afirmación no puede ser descartada, pero agrega que dicho reality no es más que un producto de la cultura chicha.

"Se trata de una catarsis pública y de un show al mismo tiempo. La realidad se somete a la ficción televisiva. Al final el reality termina siendo más claro y pedagógico que la vida porque te brinda moralejas y conclusiones. La gente se está relamiendo porque esto es cultura chicha llevada a la televisión con retoques de cosmetología relacionados con la verdad", sentenció, explica.