Con un extravagante maquillaje consistente en numerosos cristales de colores adheridos al rostro, un traje dorado y unas altísimas plataformas, la top model alemana (39) se convirtió en una lujosa versión de Cleopatra para la edición de este año de su famosa fiesta de Halloween.

La celebración, aplazada por el paso del en Estados Unidos, fue llevada a cabo ayer en el club Finale de Nueva York, una de las ciudades más golpeadas por el fenómeno natural.

A través de su cuenta de , Klum develó poco a poco detalles de su sorprendente tenida para beneplácito de sus miles de seguidores. Los fondos de la fiesta serán destinados a la Cruz Roja para ayudar a las víctimas del huracán.