(Reuters)
(Reuters)

El actor estadounidense asegura que su nuevo trabajo en la serie televisiva Anger Management, que estrena esta noche, le ha hecho despedirse por completo de su viejo estilo de vida cargado de vicios.

"Mi agenda es brutal", afirmó al portal TMZ, señalando que ya no tiene ningún tiempo para desperdiciarlo en drogas, alcohol y prostitutas.

Sheen está además enfadado por versiones según las cuales habría destrozado una habitación de hotel en medio de una borrachera. "¡Todo es absurdo! No pasó nada. Todo está en orden", indicó.

En Anger Management, el primer trabajo de Sheen desde que fuera expulsado de la serie Two and Half Men debido a sus excesos, el actor de 46 años interpreta a un psicoterapeuta que no siempre es capaz de contener su ira.