La actriz dijo que sentía molestia por ser poco desarrollada. (Internet)
La actriz dijo que sentía molestia por ser poco desarrollada. (Internet)

La actriz , quien viene promocionando la película El gato con botas, hizo una curiosa confesión acerca de su gran busto porque, según dijo, fue Dios quien le hizo el milagro de hacerlo crecer.

La mexicana, de 45 años, contó que cuando era más joven estaba "muy asustada" porque no se desarrollaba tan rápidamente como sus compañeras de clase y todos los días le rezaba a Dios para que le crecieran los senos.

"Iba a una iglesia que tenía un santo que se suponía que hacía milagros. Mojaba mis manos en el agua bendita y rezaba: Por favor, Jesús, haz que me crezcan las bubis", comentó la actriz en el programa de televisión británico The Graham Norton Show.

Salma agregó que su cuerpo no le gustaba y que se sentía molesta por ser poco femenina y la menos desarrollada de su salón. "Era la más pequeña de la clase, todas las chicas estaban empezando a tener bubis y yo no tenía nada. Estaba muy asustada. Me molestaba mucho porque todo el mundo era mayor y yo era una chica delgada y poco femenina", señaló la actriz mexicana, quien aseguró que no deja de agradecerle todos los días a Dios por el milagro concedido.

Por otro lado, Hayek también contó que cuando llegó a Estados Unidos no hablaba casi nada de inglés y que se confundió mucho cuando leyó las primeras críticas sobre su trabajo como actriz.

TAGS RELACIONADOS