Voz, guitarra y cajón arman la jarana en casa de Pepe Villalobos. (Luis Gonzales)
Voz, guitarra y cajón arman la jarana en casa de Pepe Villalobos. (Luis Gonzales)

Fuimos en busca de una entrevista y nos armaron una tremenda jarana. Es que la fiesta vive en ellos, en personajes entrañables como José 'Pepe' Villalobos, Alfredo Valiente y Willy Terry, criollos en estado puro y que son una demostración latente de que, por las emociones que ellos y sus ritmos son capaces de generar, la música de callejón siempre estará con nosotros, para alegrarnos, para emocionarnos.

DE BARRIO"Tenía 10 años y yo estaba paradito, allí, en la puerta de la casa donde ensayaba el conjunto Ricardo Palma, el más importante que ha tenido nuestra música criolla", nos cuenta el gran José 'Pepe' Villalobos, tremendo compositor que, a sus 84 años, luce más joven y lúcido que muchos treintañeros.

Estamos en su casa, en el Jr. Canta 758, , donde además funciona, desde agosto de 2010, la .

Villalobos es uno de los máximos representantes de nuestro . Su figura, no lo dude, está a la altura de criollazos como y Arturo 'Zambo' Cavero, quien fue su primo hermano.

Pero Villalobos, además de inspirado quijadista —verlo rasgar una quijada de burro es una delicia—, competente guitarrista —es experto en guitarra fa sostenido y en guitarrín sol—, galopante cajonero y creativo luthier —sus cajones los hace él y no sigue el modelo más conocido, sino uno creado por él mismo: es más bajo, más ancho y tiene una mayor variedad de sonidos—, es un tremendo compositor.

Por ejemplo, es autor de los festejos El negrito chinchiví, Cintura quebrá, la zamacueca La carimba y de dos temas que, sin duda, usted ha cantado, bailado, gozado: La comadre Cocoliche y Mueve tu cucú. Ah, también es autor de ese tema de guerra culinario: "A la hora del bitute, la jamancia va a llegar".

Pero sigamos con sus recuerdos. "A los 12 años ya componía. Lo hacía en grupo, al lado de maestros como Pancho Estrada. Uno lanzaba melodía y letra, y allí los demás nos daban sus opiniones y la canción se iba puliendo, mejorando".

Y así como fue discípulo del 'Gancho' Arciniegas y seguidor del conjunto Ricardo Palma, también fue fundador de Tradición Limeña, grupo que los criollos de prosapia consideran leyenda.

Cuando le preguntamos sobre las razones de su vitalidad nos dice: "Fácil, siempre tuve una sola mujer", y todos celebramos su fidelidad. Y, por si hacía falta una muestra más de su legado e importancia, diremos que es padre de Victoria Villalobos, talentosa cantante criolla que acaba de lanzar el disco Mi raíz, que solo tiene composiciones del maestro Pepe.

Esta mañana jaranera lo acompañan Alfredo Valiente, tremendo cajonero que durante 25 años vivió en . Allí dio cátedra de percusión y, ya retirado de sus actividades académicas, volvió a Lima para continuar con la jarana. Hoy es maestro de nuevas generaciones de cajoneros y recuerda sus días como músico de .

Willy es un fino guitarrista que acaba de editar, junto con Lucy Avilés, el disco Legado, porque esta es una de las tareas principales de Willy: recuperar nuestro riquísimo repertorio criollo.

De pronto, Alfredo, Willy y Pepe se ponen eruditos y empiezan soltar los nombres y cualidades de Ricardo Barrenechea, Carlos Hayre, Eloísa Angulo, Ernesto 'Chino' Soto, Eduardo Abán y otros más conocidos como Alicia Maguiña o Chabuca Granda.

"Muchos asocian a la música criolla con la fiesta, la bohemia. Tienen razón, pero el criollismo es, sobre todo, decencia, respeto. No hay criollo que sea una mala persona", sentencia el gran Pepe.