Una cubierta con un velo se sentó en silencio el viernes en la Basílica Notre-Dame de Montreal mientras ella, junto con cientos de amigos, familiares y admiradores, lamentaban la pérdida de su esposo y representante, René Angélil.

Angélil falleció el 14 de enero, dos días antes de cumplir 74 años, después de padecer cáncer de garganta durante años.

Celine Dion no habló públicamente en el funeral, y en lugar de ello dejó que su hijo mayor, René-Charles, dirigiera un emotivo discurso laudatorio.

"Quince años no es mucho tiempo para que un hijo llegue a conocer a su padre. Tuviste una vida ocupada, pero nos comunicamos a través del golf, el hockey, el póquer y la carne ahumada", dijo René-Charles Angélil, compartiendo una risa rápida con su madre, Celine Dion, que lo observaba desde la banca del frente.

"Tú me dejaste ahora con suficientes buenos recuerdos para compartir con mis hermanos menores (Eddy y Nelson)… Me aseguraré de transmitir lo que aprendí de ti. Te amo, papá", expresó.

Celine Dion y René-Charles habían dedicado casi siete horas el día previo agradeciendo a admiradores y dolientes durante una visita pública en la misma iglesia, a pocos metros del ataúd abierto que contenía el cuerpo de Angélil.

Celine Dion y René Angélil se casaron en la misma iglesia hace 21 años.

Incontables celebridades y dignatarios de Québec hablaron sobre la generosidad de Angélil, entre ellos el ex primer ministro Jean Charest, el actual primer ministro, Philippe Couillard, y los alcaldes de Montreal y la ciudad de Québec, Denis Coderre y Régis Labeaume, respectivamente.

Casi 700 miembros del público asistieron al funeral del viernes. Comenzaron a reunirse afuera de la basílica a las 6 a.m. para asegurar un asiento en el interior.

El ataúd del esposo de Celine Dion fue llevado más tarde al cementerio Notre-Dame-des-Neiges de Montreal para una ceremonia privada al lado de la tumba.

[NOTA ORIGINAL]Numerosas personas se reunieron este jueves para dar un último homenaje a René Angélil, esposo y representante de la cantante canadiense , cuyo cuerpo descansaba el jueves en el coro de la Basílica de Montreal, en la víspera de su funeral.

Entre el frío y el sol invernal, cientos de personas esperaron durante horas para entrar en la basílica de Notre-Dame, donde hace algo más de 21 años se celebró la boda entre René Angélil y Celine Dion.

Con velo y traje negro Celine Dion, junto a su hijo mayor René-Charles, recibió las condolencias de familiares y personalidades como el ex primer ministro Pierre-Marc Johnson o el alcalde de Montreal, Denis Coderre.

Anónimos y fans de varias generaciones desfilaron ante el féretro abierto, en el que yacía el difunto.

Al frente de la basílica, donde se espera que acudan numerosas personalidades al funeral del viernes, se exhibía un retrato gigante de René Angélil. El primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, decidió dar un funeral de Estado para uno de sus ciudadanos más célebres.

Angélil murió el 14 de enero, a los 73 años, de un cáncer de garganta en su casa de Las Vegas. Dos días más tarde, Celine Dion anunció la muerte de su hermano Daniel, de 59 años, también por cáncer. Su funeral está programado para el lunes.

TAGS RELACIONADOS