Perdió el control. Siempre fiel a su polémico estilo, el cantante insultó y expulsó a un fanático del concierto que ofreció junto a su banda, , el pasado 17 de diciembre en Vancouver, Canadá

"¡Fuera, hijo de puta! ¡Fuera! ¡Lárgate de una puta vez!", exclamó el vocalista por el micrófono a un asistente que lucía confundido al no saber el motivo por el que tenía que dejar el lugar. "¡Sí, tú! Nos vemos…hijo de puta", añadió el rockero.

Un miembro de seguridad tuvo que guiar al espectador a la salida, mientras que Axl y sus compañeros permanecieron al frente del escenario. Las circunstancias por las que el fan despertó la ira del cantante aún no están claras.