notitle
notitle

La ilusión de recibir un regalo es una constante en todas las personas. Algunos nos llenan de satisfacción, mientras que otros pueden causar desencanto.

En estas fechas podemos aprovechar para agradecer, reavivar lazos y reforzar alianzas, algo que sería más difícil de lograr en otro momento.

Un obsequio puede representarnos. Por eso es bueno decidir cuáles serían los mejores que podemos ofrecer. Un presente ideal es relevante para quien lo recibe, mejor aún si hasta roza con un tenor afectuoso. Por ello, una cortesía empresarial es mucho mejor si tiene las siguientes características:

• Original, que se grabe en la memoria de los clientes (no tiene que ser caro).

• Personalizada, con una tarjeta dedicada y firmada por la empresa.

• Útil, que permita que nuestra marca esté presente en otros escenarios.

TENGA EN CUENTA

- Nuestra esenciaEl regalo debe tener impregnado el espíritu de nuestra empresa.

- Nada de extremosLos artículos promocionales pueden ser un buen regalo. Evite los logos exagerados.