notitle
notitle

Las personas no necesitan zapatos, ni relojes, ni celulares. Requieren proteger sus pies, informarse sobre el tiempo y comunicarse. De esa forma, el que vende celulares no está en el negocio de esos equipos, sino en el de la comunicación. Y, también, en muchos otros.

Así, mientras algunos los compran para comunicarse (un emprendedor Progresista, para contactar a su personal), hay quienes casi no usan el teléfono, pero buscan el modelo más vistoso como símbolo de estatus.

En conclusión, estimado emprendedor, no le están comprando celulares. Le están comprando seguridad, estatus, comunicación y, eventualmente, recuerdos (aparatos que toman fotos), entre otros. Su negocio es mucho más amplio de lo que usted cree.