Renzo Pérez Díaz siempre ha sido un amante de los deportes. Desde temprana edad, nunca le huyó a ningún reto que implicara esfuerzo físico y, por esa razón, no podía faltarle un buen desodorante para combatir los olores propios de un atleta.

Al no encontrar una buena opción natural en el mercado, Pérez decidió hacer su propio desodorante en casa. Lo que al inicio fue la solución a una necesidad suya se convirtió en una idea negocio que se concretó con .

Todo empieza por una necesidad. No me sentía satisfecho con los desodorantes comerciales. La textura no era agradable y el olor se perdía rápidamente por el sudor. Hace cuatro años, en 2016, se me ocurrió averiguar sobre más alternativas. Probé unas cuantas, pero las esencias no iban mucho conmigo. Busqué en Internet y encontré unas fórmulas. Hice aproximadamente 70 pruebas antes de llegar al producto final que vendo ahora”, cuenta.

Pérez señala que la marca se constituyó luego de que sus proveedores no le vendieran al por menor y esto terminó obligándolo a producir más de la cuenta.

De la necesidad pasé a la curiosidad y eso finalmente me llevó a crear una marca. Al no venderme insumos al por menor, tomé consciencia y me di cuenta que podía empezar a producir para venta. Empecé con unos 50 envases y tuve respuesta positiva entre mi familia y amigos”, asevera.

El emprendedor, quien trabaja al mismo tiempo en el área administrativa de una compañía propia de construcción, ha ido ampliando su línea de productos.

“Inicié con dos aromas: lavanda búlgara y cítrico. Después, los clientes de siempre me pidieron más fragancias. Conforme creció la demanda, saqué un par más: uno de salvia y otro que combinaba cinco esencias distintas. También lancé latas tópicas de ungüentos para cicatrices y heridas. La idea es sacar más productos de cuidado personal”, enfatiza Pérez.

CASO+ÉXITO

Monkey Care, que pronto lanzará cinco productos para cuidado personal, usa redes sociales como canales de venta y mantiene una alianza con una página de comercio electrónico.

Al no encontrar una buena opción natural en el mercado, Renzo Pérez decidió hacer su propio desodorante en casa. (Anthony Niño de Guzmán/GEC)
Al no encontrar una buena opción natural en el mercado, Renzo Pérez decidió hacer su propio desodorante en casa. (Anthony Niño de Guzmán/GEC)

¿Cuál fue la dificultad más grande a la que se ha enfrentado?

Ha sido muy complicado lanzar el producto al mercado. El desafío fue encontrar los insumos adecuados. Tuve que recurrir a proveedores del exterior, ya que la mayoría trabaja al por mayor.

¿Fue una sorpresa la cantidad de personas que tenían su misma necesidad?

No tenía idea. Muchas personas incluso se resignan y dejan de usar desodorante, porque los convencionales le producen irritación o tiene otros problemas dermatológicos.

¿Los productos son unisex o están enfocados únicamente el género masculino?

Las fragancias son totalmente neutrales. Me sorprendió un poco tener clientas. Por el diseño que le di al envase, no lo tuve mapeado. Sin embargo, así de impredecible es el mercado.

¿A qué tipo de financiamiento recurrió inicialmente?

Monkey Care empezó con capital propio. Usé mis ahorros y todo lo que gano lo destino como inversión al negocio. Conforme la marca siga creciendo, la idea es buscar otras alternativas.

RECOMENDACIÓN PARA EMPRENDER

“Hay que encontrar una necesidad en el mercado, un sector que no esté siendo atendiendo. Tu producto o servicio debe resolver un problema, dice Renzo Pérez.

PROYECCIONES A FUTURO

Monkey Care espera continuar posicionándose como marca, ampliar su línea de productos y tener un taller de producción abierto a sus clientes.

LO QUE SE NECESITA.

Para Renzo Pérez, es imprescindible conocer muy bien tu producto, ser paciente con los resultados y tener mucha pasión para hacer las cosas.

DATOS:

-Contacto. Para comunicarte con Monkey Care y saber más sobre sus productos, puede llamar al 954186387.

-Redes sociales. Puedes encontrar sus desodorantes y latas tópicas en Facebook () e Instagram ().

TAGS RELACIONADOS