notitle
notitle

El empaque –aquello que contiene a un producto– ha tenido, por mucho tiempo, la función de proteger y preservar un artículo durante su transporte, almacenamiento y entrega al cliente. Con el tiempo, esa tarea se fue haciendo más complicada pues los viajes se tornaron más largos. Por tanto, los productos debían durar más tiempo y se tenía que llegar a lugares donde las costumbres de compra y los idiomas eran diferentes.

El empaque tiene ahora otras funciones, como la de facilitar el uso del producto (por ejemplo, con tapa que se pueda cerrar nuevamente para su uso) y, sobre todo, hacer más atractiva la compra del mismo. Además, sus diseños se orientan a cumplir metas específicas de y de suministro.

SABÍA QUE

- Para ser más atractivosProductos como medicinas, cosméticos y alimentos son poco atractivos en su presentación básica, por lo que un buen empaque es clave para impulsar la venta.

- El diseñoEs recomendable que participen las áreas de marketing, logística, producción, finanzas y legal.