Oscar Martínez Habich y Ricardo Poma Habich son los creadores de Saba Café.
Oscar Martínez Habich y Ricardo Poma Habich son los creadores de Saba Café.

Una taza de es el comienzo de una gran historia, de una gran idea. Oscar Martínez Habich y Ricardo Poma Habich podrían decir que el café les cambió la vida, y que fue el comienzo de un sueño. Son hermanos, se llevan 13 años, y eso no es obstáculo. Oscar tiene 40 años, y es economista. Ricardo es diseñador publicitario y ha cumplido 27. Los une la sangre, el amor inmenso por mamá, y la pasión por posicionar la marca que crearon: Saba.

¿Cómo nace Saba Café?

Oscar: Saba Café nace de un reencuentro con el café. El primer contacto que tengo con el café es en mi pueblo, en Huancavelica. En esa época nuestra abuela tostaba café en olla de barro. Luego llegaron los instantáneos, y ya grande, estudiando en San Marcos, me fui a Europa. En Italia redescubro el café como lo había probado de niño. Esa experiencia me lleva a pensar en una marca y lo converso con Ricardo. No era posible que en Perú se consuma cafés instantáneos, quemados. La idea es de 2011, y el nombre lo acordamos en 2016, y en 2017 ya tenemos la empresa.

A pesar de la diferencia de edad, ¿logran amoldarse para este emprendimiento?

Ricardo: Cuando Oscar viene con esta idea loca de querer meterse en el negocio del café, lo primero que le digo - porque mi profesión es diseño publicitario- es que pensemos en el empaque y en la competencia. No apostemos por algo común porque seremos uno más del montón, le digo. En esa época, en los inicios, Oscar trajo café de Pichanaki y nos bautizaron al vendernos café de segunda. Pero seguimos avanzando: Oscar tostaba en casa de manera artesanal y lo vendía a los amigos de su trabajo, del banco. Le dije para hacer el branding, el concepto de la marca, y así fuimos creando Saba.

MIRA: Perú y República Dominicana unidos por la historia y un futuro común

¿La idea de la caja nace así?

Ricardo: Ese era un proyecto que yo tenía en la cabeza desde un inicio, pero que no lo hacíamos porque no teníamos el nicho y estábamos en un proceso de inversión. Sabíamos que sería una edición más costosa, pero de calidad.

¿Qué orígenes tienen?

Oscar: Ahora estamos con Villa Rica, Cajamarca, Chanchamayo y Huancavelica.

¿Cómo llegan al público con un café de un costo más alto que el promedio?

Ricardo: Estamos haciéndonos conocidos. Creo que por la calidad del producto, no estamos defraudando al cliente, y eso suma. La gente está recibiendo un café de gran calidad, y tenemos muy buen comentario. Nuestra vente, es sobre todo, por Instagram.

¿Cuál es el mejor origen que tienen?

Oscar: Cada uno es especial, pero el que más vende es Villa Rica.

Es rarísimo encontrar un café de Huancavelica, pero Saba lo hace, y resulta que es tu tierra, Oscar. Me imagino que lograr este origen tiene un significado especial.

Oscar: Claro que sí. Yo viajo constantemente a mi pueblo, que es Pampas, Tayacaja. Allí se enteran de mi marca, de que estamos interesados en cafés especiales y me invitan a una rueda de negocios que estaba enfocada en el palto, pero de allí sale el café. De inmediato me identifico con los productores y descubro que también tenían mucha desconfianza en formar asociaciones, cooperativas o vender a acopiadores. A pesar de eso, logré convencer a una productora.

 Oscar tiene 40 años, y es economista. Ricardo es diseñador publicitario y ha cumplido 27.
Oscar tiene 40 años, y es economista. Ricardo es diseñador publicitario y ha cumplido 27.

Relinda Chávez, quien además fue una sorpresa que figurara en la lista de los primeros seleccionados en Taza de Excelencia. Huancavelica no aparecía en el mapa cafetalero. Hablemos de ella.

Oscar: Me enamoré de su café. Recibí muestras de tres productores, pero el de Relinda resaltaba. Yo creo que los tres tenían potencial, sin embargo, eran reacios a las sugerencias. El café de Relinda, del distrito de Tintay Puncu, es de la variedad caturra, proceso lavado, cultivado a 2,100 metros sobre el nivel del mar. Con notas sensoriales a caramelo, bitter, acidez brillante y cuerpo alto con textura cremosa final a frutas cítricas.

Saba resalta el trabajo del productor o productora. ¿Es una característica de la marca?

Oscar: Sí, siempre. Con Relinda ha sido algo muy lindo, por ser de mi tierra. Ricardo se enamoró de ese café. El Perú tiene cafés extraordinarios que se deben conocer.

Ricardo: Un café extraordinario. Yo descubro el café de especialidad hace unos años y estudio barismo, y entro a este mundo fascinante.

Oscar: El público al que nos dirigimos conoce el café de especialidad, por eso queremos hacer ediciones donde presentamos a diversos personajes de la cadena, algunos ya conocidos y otros que vienen impulsándose en cada ámbito como la producción, la cata o el tostado.

¿Qué significa el café para ustedes ?

Oscar: Para mí siempre fue una experiencia de vida, y ahora es mi forma de vida. Me salí de un trabajo de 16 años en el área de riesgos en un banco para entregarme al café.

Ricardo: El café es inspiración.

¿Se puede vivir de una marca de café en el Perú?

Oscar: A mi edad creo que he llegado a ordenar mi vida al punto de poder tener una vida sin muchos gastos, y de esa forma se puede vivir de lo que amo, el café. Soy economista y considero que realmente el consumo del café va tomar la senda de crecimiento.

Ricardo: Yo asocio mis procesos creativos al café, y me siento feliz de materializar esto en Saba.

¿Cómo hacen para coincidir siendo hermanos?

Oscar: Más allá de las diferencias que tenemos, ha sido importante ir distribuyendo responsabilidades y asumirlas.

Ricardo: No es fácil (risas)

¿Cómo promover el consumo del café peruano?

Ricardo: Nosotros aparte de hacer todas las campañas publicitarias posibles hablamos mucho de café, de la importancia de consumirlo, y de todo su valor.

Oscar: En cada charla que tengo con amigos llevo cafecito, les hablo del café. Me preguntan cómo distinguir uno bueno de otro, y me encanta orientarlos. El boca a boca es importante, así como las redes sociales que maneja Ricardo.

AUTOFICHA

  • “Nosotros somos huérfanos de padre. Toda la vida hemos estado con mamá, y ella es nuestra fuente de inspiración. De hecho, el perfil de la reina del empaque, la reina de Saba –para nosotros– es la imagen de nuestra madre. Ella consume mucho café”.
  • “Saba busca que los productores se hagan conocidos, que tengan contacto con las cafeterías, con los emprendedores. No queremos ser intermediarios. La idea es siempre resaltar el trabajo del caficultor peruano, y del barista, que lleva el café a la mesa” .
  • “Los peruanos todavía no dan valor al café. Te piden cafés de 20 soles el kilo, y no saben que no solo es malo en sabor, sino dañino para la salud, por la manera del tostado y cómo lo producen. Pero creo que vamos por buen camino. Se habla más del café especial”.

VIDEO SUGERIDO

Conoce los beneficios para la salud del consumo de café
Si tomar una taza de café se ha convertido en parte de tu rutina durante esta cuarentena, es importante que conozcas los beneficios que tiene sobre tu salud. null