El presidente de Buenaventura, , admitió tácitamente que Yanacocha, operada por Newmont y en la que su firma tiene el 43.65% de acciones, aceptó todas las para llevar adelante el , sin importar las protestas de los grupos radicales de Cajamarca.

"Ante una situación de esas (de intransigencia de los antimineros), lo único que puede hacer la empresa es cumplir con lo que dice la legislación y, segundo, con las recomendaciones de los peritos", indicó en Canal N.

En ese sentido, remarcó que las obras de construcción de los reservorios de agua que beneficiarán a la población de Cajamarca se podrían iniciar "en julio o después" y concluirían en 12 meses o en un año y medio. Sostuvo que los técnicos de la empresa ya están reestructurando el proyecto y que eso implicará efectuar ahorros.

Además, reiteró la voluntad de Yanacocha de cumplir con los puntos señalados en el peritaje al estudio de impacto ambiental. "Estamos comprometidos de hacer un esfuerzo adicional más allá del E.I.A para dar más agua", refirió.

Benavides también recalcó que ya no tendrían que pedir más permisos o licencias para efectuar la explotación del yacimiento. "Nosotros lo único que podemos hacer es cumplir la ley, nosotros nos regimos por la legislación vigente, nosotros tenemos que pedir permiso y licencia a las autoridades, a las autoridades que diga la Constitución y las leyes de nuestro país", manifestó.

Benavides aseveró que los retrasos en la ejecución del proyecto implicarían que este recién se culminaría en el 2015 o 2016. Asimismo, advirtió que la viabilidad de Conga depende también del precio internacional de los metales.

POSICIÓN DEL EJECUTIVOPor su parte, el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino Tafur, precisó que aún no ha recibido oficialmente una respuesta formal de la empresa Newmont sobre las nuevas condiciones que exige el Gobierno para que lleve adelante el proyecto Conga.