El turismo y el comercio son algunas de las actividades que podrían dinamizarse en el mediano plazo en al menos ocho localidades de la Amazonía.

Ello sería posible si se aprueba un proyecto de ley del que plantea declarar de necesidad pública "la prestación de servicios de transporte aéreo a zonas aisladas donde no haya oferta privada". 

Asimismo, se busca incrementar las zonas que pueden beneficiarse con los subsidios a los vuelos privados que se efectúan entre y los de localidades más pequeñas por medio del Programa de Promoción y Fomento para operadores de aviación privada.

El referido programa ya beneficia a 13 localidades de la Amazonía, pero el Ejecutivo busca ampliar el alcance a otras ocho: Juanjuí, Moyobamba y Rioja (San Martín); Chachapoyas (Amazonas); Yaquerana (Loreto); Inambari (Madre de Dios); Mazamari (Junín) y Echarate (Cusco). Además, se destaca la necesidad de extender los subsidios a localidades en la costa y sierra que presenten "condiciones de aislamiento o difícil acceso".

De acuerdo con el documento: “El Programa permite asegurar una oferta fija y permanente de vuelos a precios accesibles para la población de las localidades aisladas de la Amazonía. Los subsidios que se otorgan a los operadores aéreos cubren los costos de operación y mantenimiento de los servicios, minimizando el riesgo de pérdidas financieras”.

Carlos Canales, presidente de la , explicó que una medida de este tipo de subvenciones puede ser positiva para “incentivar que exista un desarrollo determinado para que luego el sector privado intervengan en un mercado maduro, donde sea más fácil la sosteniblidad de dichos vuelos”.

Sin embargo, algunos destinos ya preparados podrían observar los beneficios en un año, plazo necesario para que puedan mejorar la calidad de su infraestructura y de los servicios turísticos.

“Moyobamba y Rioja podrían estar incorporados en un año a un circuito de turismo de naturaleza (…). Los más consolidados serían , Moyobamba y Rioja. Hay otros destinos por consolidar, como Echarate”, dijo.

En el caso de Moyobamba y Rioja aclaró que “hay una demanda importante y existe una infraestructura turística que simplemente se debe mejorar, pero donde Canatur está interviniendo con la Cooperación Suiza”.

Otras localidades, como el caso de Echarate, en Cusco, requerirían más tiempo para que sus mercados sean más atractivos para el comercio y el turismo.

“(En esos casos) hay que diseñar el producto turístico, brindar la infraestructura y ayudar a los actores locales para poder incorporarlos a la economía del turismo. Esa es una labor que seguramente demorará un par de años”, aseguró el presidente de Canatur.

Un grupo de las 13 localidades que ya se benefician con el subsidio a los vuelos son Caballococha, El Estrecho, Colonia Angamos y Güeppi, todas en Iquitos. Otro grupo se halla en Tarapoto: Chachapoyas, Ciro Alegría, Galilea y San Lorenzo; mientras que Pucallpa alberga a Brei, Sepahua y Puerto Esperanza; y Madre de Dios concentra al Manu, Iberia y Puerto Esperanza.