Viviendas serían más accesibles desde 2020

Carlos Bruce prepara un proyecto para mejorar la regulación del desarrollo de viviendas y eliminar las exigencias municipales de áreas mínimas de departamentos. El impacto en los precios se observaría más en distritos como Miraflores, San Isidro y Surco.

Isaac Vásquez Tello

Comprar un departamento nuevo en distritos como San Isidro o Miraflores podría implicar el pago de precios menos prohibitivos a los actuales a partir del próximo año, pues la oferta en ambos distritos se caracteriza por mostrar precios a partir de los US$110 mil en varios portales inmobiliarios por Internet.

Esto sería posible a través de la eliminación de las disposiciones que varias municipalidades imponen a las empresas inmobiliarias respecto al cumplimiento de áreas mínimas para los departamentos que se diseñan. Tales exigencias podrían quedar prohibidas mediante la aprobación de un proyecto de ley que presentará el congresista de Peruanos por el Kambio (PpK) Carlos Bruce.

“Estamos preparando un proyecto de ley con varios elementos, no solo este. Son varias reglamentaciones para que sea el ciudadano el que decida las características de las viviendas donde desee vivir”, comentó a Perú21.
Si bien la iniciativa legislativa aún está en estructuración, Bruce adelantó que la presentación formal de esta ante el Poder Legislativo podría realizarse “para el mes de abril”.

Uno de los argumentos con los que Bruce sustenta la importancia del proyecto es que, entre otros beneficios, permitirá reducir la valla de precios que se observan en algunos distritos: “Hay gente que vive en 45 m2 y con hijos (…). Hay gente a la que no le da para (pagar) más. Por lo tanto, el Estado no debería privarles el acceso a una unidad habitacional con respecto a en cuántos metros cuadrados quisiera vivir”.

Efecto en nueve meses
Eliminar las exigencias municipales no solo favorecería a los ciudadanos que buscan viviendas de menor precio en distritos céntricos, sino que, además, agilizaría el desarrollo de proyectos inmobiliarios.

Ambos efectos recién se observarían casi un año después de la publicación y reglamentación de la norma. Así lo explicó el vicepresidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (ASEI), Ricardo Arbulú. “El impacto se observaría en nueve meses. Es el tiempo que tomaría estructurar algunos proyectos de vivienda”, comentó.

Los distritos más beneficiados serían San Borja, Santiago de Surco, Miraflores, San Isidro, pues, según Arbulú, “son los que más han restringido el tamaño de la vivienda”, a diferencia de Barranco, que ha optado por ser mucho más flexible y ha ido de la mano con las tendencias del sector.

Según Marco del Río, presidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), la tendencia es optar por áreas más reducidas, pero en proyectos con amplios espacios comunes.

“El consumidor peruano es cada vez más independiente y está dispuesto a vivir en áreas más pequeñas siempre que se le dé áreas comunes mayores”, aseguró. Las facilidades para ello podrían presentarse en abril.

Ir a portada