Los limeños están comprando viviendas a un ritmo cada vez mayor. El interés se ha enfocado ahora en las unidades cuyo valor oscila entre S/.100 mil y S/.200 mil. Y ese el segmento que el sector Construcción está aprovechando.

Según el último informe de la , el monto vendido en Lima Metropolitana y el Callao casi se ha triplicado en los últimos cuatro años. Pasó de S/,2,790 millones en 2008 a S/.6,000 millones en 2011, un incremento de 46.9%.

Además, el número de casas adquiridas creció 38% el año pasado, frente al 11% que se registró en 2010. En tanto, el precio promedio se redujo 15.76%, y pasó de S/.244,028 a S/.205,557.

Además, se desarrollaron 1,171 proyectos, cifra menor en 1.3% que los 1,187 de 2010. Actualmente hay 542 proyectos con oferta de vivienda disponible para la venta, informó Gino Layseca, gerente general de la consultora Tinsa.

MAYOR DEMANDAEl mercado viene cambiando. Layseca refiere que las empresas ya han dejado de construir proyectos sociales de solo 10 o 20 unidades.

Ahora, la tendencia se enfoca en los megaproyectos, que albergan entre 500 y más de 1,500 viviendas. Están dedicadas exclusivamente a los niveles socioeconómicos B y C de la población, a los que, efectivamente, se orientó casi el 60% de las ventas de 2011.

"Las inmobiliarias han entendido que hay que cambiar escalas para ser más rentables. Para ello, es necesario salir a zonas de expansión, donde está concentrada la demanda", anotó.

El interés por estas iniciativas masivas despegó en Comas, Villa El Salvador, Villa María del Triunfo, Ate-Vitarte, Santa Clara, Carabayllo, Puente Piedra y Cercado de Lima, entre otros.

El ejecutivo señaló que en Lima Metropolitana se ha pasado a construir ahora grandes proyectos que, en promedio, comprenden 64 inmuebles. Para tener una idea de la magnitud, la propuesta más grande es de 1,584 unidades.

AMPLIAR CRÉDITOS Layseca reconoció que los precios de las viviendas no se pueden "disparar" a pesar de que, el año pasado, el costo de los terrenos aumentó 40% y los materiales de construcción se encarecieron 1.5%.

"La mayoría aspira a comprar un departamento de S/.200 mil que supone un área de 70 metros cuadrados. Muchos no pueden pagar más de 2 mil soles de cuota mensual. Si el precio sube, su capacidad de pago se desbordaría y ya no calificarían para un crédito. El sector podría precipitarse por una pendiente negativa de ventas", puntualizó el experto.

Además, recomendó buscar nuevas estrategias financieras, como conceder créditos hipotecarios a 30 años y bajar las tasas de interés de 8% a 6%. De esa manera, la población podría aspirar a adquirir una casa de mayor dimensión, de unos 80 o 100 metros cuadrados.

Estos cambios ayudarían a dinamizar el sector, asegura. El año pasado, los bancos otorgaron 3,000 préstamos hipotecarios al mes. El objetivo sería que se eleven a 3,500 .

Finalmente, el ejecutivo de Tinsa opinó que en el Perú se vive un boom financiero y económico. "Eso quiere decir que se está colocando mucho dinero (a través de créditos) y que la gente tienen una mayor demanda por bancarizarse. Además, las tasas de interés presentan una tendencia a la baja", manifestó.

La expectativa de que la tasa de inflación retorne hacia la baja este año y la fuerte apreciación del nuevo sol frente al dólar son factores que favorecen al sector inmobiliario, sostuvo.

En ese contexto, las proyecciones son favorables: se espera que la oferta aumente hasta 53 mil viviendas durante este año. Sin embargo, esa cifra se mantiene todavía muy por debajo de la demanda: 140 mil requeridas. Cabe recordar que el déficit de vivienda en el país es de más de 400 mil unidades.