(Bloomberg)
(Bloomberg)

La Comisión Europea () y el Fondo Monetario Internacional () discreparon nuevamente por el manejo de la crisis económica en el Viejo Continente. Esta vez, la CE rechazó las conclusiones de un informe sobre el primer rescate a Grecia en 2010.

En un informe no oficial, el admite "fallas notorias" en la preparación del primer plan de rescate y culpa a sus socios europeos de no estar preparados para la crisis y las difíciles decisiones que había que tomar.

El análisis sugiere que hubo problemas en la coordinación entre los miembros de la –el FMI, el Banco Central Europeo y la CE– sobre el rescate por 110,000 millones de euros. Esos errores, afirma el informe, forzaron el segundo rescate de .

*"Estamos en total desacuerdo con la idea de que no se hicieron los esfuerzos necesarios *para identificar las reformas estructurales e impulsar el crecimiento", dijo Simon O'Connor, el portavoz de .

El organismo de la desestimó el informe "realizado por técnicos" y argumentó que ninguna de las salvaguardas económicas que hoy están disponibles existían entonces.

En un nuevo comunicado, el FMI matizó el reporte al asegurar que la Troika "funcionó y funciona bien". También dijo que si el rescate se hubiera implementado de otro modo habría tenido efectos catastróficos en toda la Eurozona.

Esta no es la primera vez que estas instituciones discrepan en sus análisis o mea culpa. Los pronósticos del FMI sobre el impacto de la austeridad y el fueron materia de disputas públicas.