(Lino Chipana)
(Lino Chipana)

El Tribunal General de la (UE) se negó a aceptar que el diseño de una botella de la pueda registrarse como marca distintiva de una cerveza.

La empresa pidió a la corte, con sede en Luxemburgo, que anulara la decisión tomada en 2010 por la (OAMI), institución que rechazó que una botella de vidrio de color ámbar, que presenta una base ancha y un cuello largo y estrecho, cuyo cuerpo se ciñe en su parte central rodeada por un grabado en relieve, pueda ser registrada como una seña de identidad de los productos de la firma.

En su sentencia, el tribunal europeo señala que el consumidor medio "no tiene la costumbre de presumir el origen de los productos basándose en su forma o en la de su envase" y que el "uso de una botella de vidrio de color ámbar, que presenta una base ancha y un cuello largo y estrecho, y hendiduras en su parte central, es habitual para la cerveza".