Banco Mundial financiará proyecto para recuperar 380,500 hectáreas de bosques degradados

La iniciativa busca impulsar el desarrollo sostenible forestal y favorecer a más de 2,300 familias indígenas y usuarios forestales del Perú.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

El directorio del Banco Mundial aprobó financiar con US$ 12.2 millones, el proyecto de Gestión Integrada del Bosque del Ministerio del Ambiente ( Minam ), en Atalaya, la quinta zona de mayor deforestación del país y a la vez, una de las áreas de bosque más productivas, con el objetivo de impulsar el desarrollo sostenible forestal.

La iniciativa favorecerá a más de 2,300 familias indígenas y usuarios forestales del Perú en Ucayali, y busca recuperar 380,500 hectáreas. La zona posee 3.98 millones de hectáreas de las cuales tres se hayan relativamente en buen estado.

FINANCIAMIENTO 
“El manejo adecuado del bosque brindará ingresos económicos a la población indígena y posibilitará un desarrollo sostenible. Esto contribuirá en consecuencia a lograr la ansiada inclusión de todos los peruanos y a mitigar el cambio climático,” afirmó el director del BM para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú; Alberto Rodríguez.

El proyecto cuenta con una donación de US$ 5.8 millones y un préstamo de US$ 6.4 millones del Programa de Inversión en Bosque del Fondo Estratégico para el Clima del BM.

El 20% del proyecto financiará a la población dedicada a negocios relacionados con la madera en pequeña escala, y el 80% restante a las comunidades indígenas, donde se dará prioridad a aquellas iniciativas que integren una proporción mayor de mujeres, como líderes o beneficiarias de emprendimientos, a través de fondos concursables.

COMPONENTES DEL PROYECTO
El primer componente del proyecto trabajará con las instituciones nacionales para reconocer los derechos de uso legal de la tierra y su planificación comunitaria. Asimismo, se fomentará la reducción de actividades ilegales relacionadas con los bosques y garantizará el cumplimiento de las prácticas de manejo forestal sostenible.

El segundo componente promoverá el desarrollo de inversiones y negocios forestales, y otorgará subvenciones a pequeña escala a nivel comunitario, lo que contribuirá a la diversificación de producción de alimentos y la generación de ingresos, a través de la agrosilvicultura, el ecoturismo entre otros.

Ir a portada