Vocero de OIT señaló que las trabajadoras del hogar en Perú son un colectivo que ha vivido por un largo periodo en situación de discriminación, pese a que son un pilar fundamental en el cuidado de personas. (Foto: Otramirada.pe)
Vocero de OIT señaló que las trabajadoras del hogar en Perú son un colectivo que ha vivido por un largo periodo en situación de discriminación, pese a que son un pilar fundamental en el cuidado de personas. (Foto: Otramirada.pe)

Hasta el 2020, en Perú existían alrededor de 496 mil , según cifras del Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar de la Región Lima (SINTTRAHOL). Recientemente, el y Promoción del Empleo (MTPE) aprobó el reglamento de la Ley 31047 donde se establecen diversas disposiciones sobre los derechos laborales reconocidos de este importante sector.

Carolina Castillo Pastor, docente de Derecho Laboral de la UDEP y socia de RMC&G Abogados, resaltó algunos puntos de la ley como prevenir y eliminar toda forma de discriminación, la edad mínima para realizar el trabajo del hogar es de 18 años, el contrato debe ser celebrado por escrito y registrado online, y la remuneración no debe ser inferior a la mínima vital.

Añadió como novedades que se reconocen los mismos beneficios que el régimen laboral general (jornada máxima de trabajo, gratificaciones, vacaciones, CTS y despido arbitrario) y considera como horas extras los períodos durante los cuales la trabajadora o el trabajador no dispone libremente de su tiempo por permanecer en el hogar a órdenes del empleador.

En conclusión, la docente sostuvo que esta ley y su respectivo reglamento significan un “incremento evidente en los derechos y beneficios reconocidos a los trabajadores y trabajadores del hogar respecto a los contemplados en la normativa anterior”.

MIRA: Trabajadoras de hogar aseguran que ley que regula su trabajo ayuda a revalorizarlo y no propicia despidos

Al respecto, Paulina Luza, vocera de la Federación Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar del Perú (Fentrahogar), indicó que ahora lo que hace falta es dar a conocer a la opinión pública la normativa, sobre todo a las familias empleadoras y las trabajadoras del hogar.

Remarcó que su federación y otros sindicatos han trabajado por 50 años para lograr que las trabajadoras del hogar sean reconocidas ante la ley como cualquier otro trabajador. Lo que incluye también a las trabajadores venezolanas, colombianas y de otros países.

“El Ministerio de Trabajo calcula que son 480 mil trabajadoras del hogar, pero nosotros siempre hemos manifestado que somos un millón, incluyendo a los menores de edad que trabajan en los hogares, algo que está prohibido y cuyos casos es necesario denunciar”, dijo.

La pandemia fue bastante crítica para muchas de estas trabajadoras ya que de las 180 mil aseguradas antes de febrero del 2020, solo quedaban 33 mil formales a mediados del año pasado. “Fueron despedidas casi un 70% y sabemos según informe del MTPE que los empleadores al recontratar ya no han vuelto a registrar a la trabajadora del hogar”, puntualizó.

Señaló que vienen trabajando una encuesta preliminar con la OIT para saber cuántas horas trabajan y cuál es su ingreso. Afirmó que si bien es cierto el sindicato vela por sus afiliadas, no siempre es posible llegar a la cantidad total y se necesita una encuesta nacional donde se actualicen los datos del sector laboral. Ese es un aporte que el Ejecutivo debe tener en cuenta.

MIRA: Retiro AFP: fechas y procedimiento para acceder a las 4 UIT de los fondos de pensiones

Paulina Luza aprovechó para saludar por su día a las trabajadoras del hogar que son madres. Indicó que muchas de ellas han seguido trabajando aunque menos días porque es difícil dejar a sus hijos. En el caso de las trabajadoras muchas son madres solteras, afirmó.

BALANCE

Eduardo Rodríguez, especialista en Actividades para los Trabajadores de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para los Países Andinos, tiene un panorama claro de la actual situación de las trabajadoras del hogar en nuestro país. Lo describió como un colectivo que ha vivido por un largo periodo en situación de discriminación, pese a que son un pilar fundamental en el cuidado de personas.

En ese sentido, cree que la ratificación del convenio 189 con la OIT y la adopción de la ley 31047 y su reciente reglamento son un avance histórico que busca equiparar las condiciones con los demás trabajadores. Sin embargo, no negó que “enfrenta un gran obstáculo de carácter cultural en el sentido que un grupo importante de empleadores no considera que son trabajadores, sino personal de apoyo y no se les reconoce de manera plena”.

Asimismo, resaltó el reconocimiento político y de capacidad de interlocución de las trabajadoras del hogar con las autoridades del Poder Ejecutivo, y con el propio Congreso, lo que ha dado como resultado estos avances de carácter normativo.

Rodríguez se refirió a tres aspectos de la normativa que significan un avance estratégico frente a otros países. Por un lado, la ley establece que deben definirse programas integrales de protección a las trabajadoras del hogar, “lo que es relevante porque el solo establecer derechos y obligaciones no sería suficiente para hacer ese cambio de carácter cultural”.

También se refirió a conformar una instancia interinstitucional para atender la problemática del trabajo de este colectivo. Y la tercera disposición es que la ley establece que debe haber un seguimiento e informe anual, para ver los avances, obstáculos y dificultades e ir superándolos.

MIRA: Retiro CTS: qué hacer para retirar el 100% de mi cuenta y quiénes acceden a este beneficio

“No obstante, lo que tenemos es una realidad que contrasta porque a muchas trabajadoras del hogar se les ha aumentado la jornada, se le redujo la remuneración, muchas fueron despedidas, otras quedaron prácticamente secuestradas en el mismo hogar que laboran por miedo a posible contagio, sin embargo las mandan a lugares públicos a hacer compras, lo que resultó que muchas hayan sido contagiadas e incluso algunas han fallecido”, puntualizó.

Respecto al reglamento publicado en abril, Rodríguez acotó que este se debía publicar 90 días después de la ley y pasaron seis meses. Además, hizo notar unos aspectos graves como que no conforma la comisión interinstitucional ni tampoco establece el registro de los contratos, sino que vuelve a decir que tiene que hacerse una reglamentación 120 días después.

En concordancia con Luza, expresó que es necesario un censo para determinar cuántas trabajadoras del hogar hay en el país. Sobre todo para definir políticas. Anotó que al no tener un registro universal y oportuno, ha generado que muchas no hayan tenido acceso a los bonos que definió el Estado para este sector. Es una falta de protección, refirió el especialista.