Durante el 2018, las en soles de los créditos minoristas disminuyó como consecuencia de adecuados niveles de fondos para intermediar, una mayor demanda por financiamiento y una elevada competencia.

La tasa promedio de los créditos a pequeñas empresas se redujo en 1.26 puntos porcentuales al pasar de 19.76% al cierre del 2017 a 18.50% al término del 2018.

Por otro lado, el costo del crédito bancario a las microempresas reportó una caída aún más significativa en similar periodo de análisis, al pasar de 36.29% a 32.70%.

La disminución se debería al aumento del dinamismo de la inversión privada y a la continua mejora de los bancos en sus procesos de admisión de créditos, así como de gestión y control de riesgos.

Los créditos de consumo, de otro lado, reportaron una reducción de su tasa de interés promedio de 3.62 puntos en el último año, al pasar de 48.56% al cierre del 2017 a 44.94% al término del 2018.

Créditos hipotecarios
La tasa de interés promedio de los créditos hipotecarios bajó en 0.05 puntos en el periodo analizado, de 7.65% a 7.60%, gracias a adecuados niveles de fondeo de bancos en medio de una elevada competencia por atender a este segmento, aún pequeño.

A ello se suma que el rendimiento del bono del Gobierno a 10 años (que es la referencia base para el costo de créditos de largo plazo) se ha mantenido en niveles bajos.