Conozca en esta nota más datos sobre cómo se fundó y creció la empresa que cofundó Steve Jobs. (Foto: Reuters)
Conozca en esta nota más datos sobre cómo se fundó y creció la empresa que cofundó Steve Jobs. (Foto: Reuters)

Hace menos de un mes, la compañía Apple realizó uno de los eventos más esperado del año en la industria de la telefonía móvil; la presentación de los nuevos modelos de su iPhone, y lo hizo en el auditorio que lleva el nombre de uno de sus cofundadores, .

Este 5 de octubre se cumplen 8 años de la muerte del visionario e innovador que no solo revolucionó este sector con el iPhone, sin también la industria de la música digital con el iPod y iTunes, entre otras hazañas. Steve Jobs, un fanático el trabajo, falleció víctima de un cáncer de páncreas que lo obligó a dejar el cargo de CEO de Apple.

Hace más de cuatro décadas, Steve Jobs conoció a Steve Wozniak, quien diseñó el Apple I, una de las primeras computadoras para uso personal. La comercialización del producto, sin embargo, fue idea de Steve Jobs, quien estaba convencido de que la perseverancia era “lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no triunfan”.

En 1976 comenzó la aventura de la firma informática Apple. Steve Jobs, Steve Wozniak y Ron Wayne fundaron la empresa, aunque posteriormente este último vendió su participación en la firma.

Steve Jobs con el fondo de una imagen antigua en la que aparece junto a Steve Wozniak, cofundador de Apple. (Foto: AFP)
Steve Jobs con el fondo de una imagen antigua en la que aparece junto a Steve Wozniak, cofundador de Apple. (Foto: AFP)

La Apple I llegó a tener tal éxito que no se lograba atender la demanda del mercado. Con el dinero que recaudaron, comenzaron a tentar la posibilidad de fabricar una nueva computadora: la Apple II. Mientras Wozniak era el genio de la electrónica del aparato, Jobs se encargaba del concepto y la visión de la empresa.

Como sucedió con Apple I, el nuevo lanzamiento de la firma se convirtió en un éxito. Pese a ello, esta tendencia no podría mantenerse en el tiempo. “Creo que si haces algo y resulta ser bastante bueno, entonces debes hacer algo más que sea increíble. No te detengas demasiado. Simplemente piensa en lo que vendrá luego”, decía Steve Jobs.

Era esta frase la que determinaría su nuevo punto de partida.

A diferencia de lo que sucedió con las anteriores computadoras, el Apple III no alcanzó el éxito soñado y, a pesar de las modificaciones realizadas para no alterar su venta, los compradores ya se encontraban desalentados.

Tras este primer fracaso, Jobs y Wozniak continuaron trabajando en la empresa para cambiar la tendencia. Así lo hicieron y con ello llegó la idea de Apple Lisa y también la salida a la bolsa de valores de la empresa, en 1980.

Pese a que aún no se observaba una perspectiva optimista, Apple Lisa fue lanzada y no representó un cambio en la tendencia que comenzaba a marcar las operaciones de la firma. Luego de ello, llegó Macintosh en 1984. Sus ventas, que parecían alcanzar las proyecciones realizadas, comenzaron a ralentizarse, lo que ocasionó la preocupación de los miembros de la compañía.

Entonces, la mejora estaba por llegar: la tendencia se revirtió cuando se sustituyeron en Macintosh las líneas de comandos por una interfaz gráfica y un mouse que empezaron a definir las características de las computadoras Mac. Tras ello, ya en 1985, Jobs se retiró de la empresa, pero volvió a tomar las riendas en 1996.

Steve Jobs volvió a Apple en 1996 e impulsó la compañía con lanzamientos de productos innovadoras y exitosos. (Foto: AFP)
Steve Jobs volvió a Apple en 1996 e impulsó la compañía con lanzamientos de productos innovadoras y exitosos. (Foto: AFP)

En 1998, con su regreso, iMac selló un nuevo concepto de computadora personal que se mantiene con éxito hasta los días actuales. Luego, llegaron el iPod y el iTunes que, para algunos, marcaron el gran cambio de Apple. El lanzamiento de ambos productos selló una transformación en la industria discográfica: el iPod era un reproductor de música y el iTunes, en el 2003, se convirtió en su complemento al ser una plataforma que vendía música.

Entre aciertos y desaciertos, Steve Jobs, con su visión de negocio y junto a su equipo, comenzaba a revolucionar la industria tecnológica con la llegada del iPhone (2007) y del iPad (2010), que marcaron una gran transformación en el sector.

Tras dejar esta huella en la firma, el cáncer que lo aquejaba lo obligó a dejar la presidencia de la compañía en agosto de 2011, pocos meses antes de fallecer.

“Creo que los días más brillantes y más innovadores de Apple están aún por delante. Y espero ver y contribuir a su éxito en un nuevo papel”, escribió Steve Jobs en una carta dirigida a la junta directiva de Apple al apartarse del cargo.

Esta fue la predicción de la persona que veía con optimismo el crecimiento de su empresa. Con el ingreso de los iPhone 11 (en setiembre último), ahora la empresa que dejó Jobs elevó hasta en un 10% la producción de los mismos, según datos de Nikkei Asian Review.

Steve Jobs, quien murió a los 56 años, demostró que así como es esencial tener los conocimientos en informática, también se requería trabajar en la visión y concepto del negocio.

TAGS RELACIONADOS