Para 2020, la proyección es de 8%. (Foto: Andina)
Para 2020, la proyección es de 8%. (Foto: Andina)

En su último reporte, redujo su proyección de crecimiento para la inversión minera de 23% a 18% para 2019; mientras que para 2020 cifró su estimación en 8%.

Según el banco, los factores principales son tanto el entorno político interno como las interrupciones sociales en las minas y, también, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ha tenido como consecuencia la caída del precio de los metales.

La reciente desaceleración del crecimiento en la inversión se da en un contexto en el que se intensificó la guerra comercial entre EE.UU. y China que trajo como consecuencia una importante caída en los precios de los metales industriales.

Durante el 2018 el precio del cobre promedió US$ 2.96 la libra. Actualmente, el cobre promedia US$ 2.64 la libra, una caída del 11% en lo que va del año. Lo anterior podría retrasar el inicio de la construcción de nuevos proyectos cupríferos, el mayor mineral extraído en el Perú y que aplica 25 de los 48 proyectos en cartera.

En el 2018, se inició la construcción de seis proyectos, tres de ellos son megaproyectos de cobre: Quellaveco (US$ 5,300 millones) de Anglo American, Mina Justa (US$ 1,600 millones) de Marcobre y Ampliación Toromocho (US$ 1,300 millones) de Minera Chinalco.

Durante el 2019, si bien se tenía en cartera el inicio de cinco proyectos (excluyendo Tía María), solo se inició la construcción del proyecto de oro Ampliación Santa María (US$ 110 millones) de Minera Poderosa, apuntó el banco.

En la última publicación de la Cartera de Proyectos de Construcción de Mina del Ministerio de Energía y Minas (Minem), se incluye 48 proyectos por un monto de US$ 57,772 millones.

En el 2020 se iniciaría la construcción de seis proyectos: Yanacocha Sulfuros de Minera Yanacocha (US$ 2,100 millones); Integración Coroccohuayco de Minera Antapaccay (US$ 590 millones); Corani de la Minera Bear Creek (US$ 585 millones); San Gabriel de Buenaventura (US$ 431 millones); y Ampliación Pachapaqui de ICM Pachapaqui (US$ 117 millones). Además, un nuevo proyecto añadido a la cartera, Optimización Inmaculada de Minera Ares (US$ 136 millones). Los seis proyectos implicarían una inversión conjunta de US$ 3,959 millones.

Corani estaría en busca del financiamiento por lo que consideramos que iniciaría su construcción en el transcurso del próximo año”, señaló Scotiabank.

Por otro lado, proyecta que los proyectos de oro San Gabriel y Yanacocha Sulfuros, están a la espera de la aprobación de la inversión de sus respectivos directorios, por lo que es probable que sus construcciones se inicien recién en el 2021.

Finalmente, Integración Coroccohuayco, que se tenía planeado que inicie su construcción durante el 2019, podría postergarse aún más debido a que la modificación de su Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aún no ha sido aprobado, añadió el reporte.

Sobre Tía María de Southern Perú, la suspensión de la licencia podría complicar inversiones futuras debido a que el proyecto cumplía con todos los requisitos y procedimientos conforme a ley, indicó.

“Dado el alto nivel de incertidumbre, optamos por una posición más conservadora y no lo consideramos para nuestras proyecciones del 2020”, apuntó el banco.

Evolución de la inversión minera

Entre enero y agosto la inversión minera ascendió a US$ 3,556 millones, mayor en 26.3% respecto a igual período de 2018. En conjunto, los proyectos de Quellaveco, Mina Justa y Ampliación Toromocho concentraron el 40% del total. En los primeros ocho meses del año, Anglo American invierte US$ 705 millones, Marcobre US$ 489 millones y Chinalco US$ 234 millones.

En cuanto a la inversión por rubro, desarrollo y preparación (US$ 762 millones) concentró la mayor inversión minera. Entre enero y agosto, creció 85% comparado con el mismo periodo del año anterior, debido principalmente al proyecto Mina Justa de Marcobre.

Asimismo, resaltó el rubro Equipamiento Minero (US$ 624 millones) que creció 75% impulsado por las mayores adquisiciones de Marcobre y Quellaveco.

De otro lado, el rubro que más se redujo fue exploración (US$ 228 millones), con una caída de 13%. Esta menor inversión responde a la caída en el precio de los metales, luego de intensificación de la guerra comercial entre EE.UU. y China durante el primer semestre del año.

Con el acuerdo “parcial” alcanzado el último viernes, los precios de los metales industriales se recuperaron ligeramente. Un mejor desempeño del precio de los metales industriales volvería a activar la inversión en exploración, puntualizó Scotiabank.