Rosa María Flores-Araoz Cedrón: Gerente General de Kallpa Perú desde el 2015. Sus años de experiencia la destacan en el sector eléctrico
Rosa María Flores-Araoz Cedrón: Gerente General de Kallpa Perú desde el 2015. Sus años de experiencia la destacan en el sector eléctrico

Alzas de precios para los ciudadanos y las empresas, el posible riesgo de que se beneficie a un grupo de actores del sector eléctrico y falta de seguridad jurídica. Estos son los tres efectos que, según la gerenta general de , , se podrían generar si una eventual reforma en el sector eléctrico prospera en los próximos meses. Para la ejecutiva, el futuro de las tarifas competitivas en favor de todos los peruanos está en las manos del Minem.

Antes de hablar sobre la situación crítica en el y de una serie de reformas que se prevé, ¿podríamos describir cómo funciona el sector?

El sector eléctrico tiene tres grandes subactividades. Primero estamos las empresas generadoras de electricidad, que podemos generar electricidad, con agua, gas natural, viento, sol (…). Una vez que se genera la electricidad, esta viaja por las líneas de transmisión de alta tensión por todo el Perú. Tenemos líneas de 500 kilovoltios y 220, y después llegan a las áreas de distribución, donde las empresas distribuidoras de electricidad bajan esa energía a los hogares y las industrias a través de subestaciones. Yo diría, hablando simple: las distribuidoras son monopolio, las transmisoras son monopolio, y entre las generadoras, ahí es donde hay competencia. Somos varios operadores y competimos todos los días por los clientes.

Rosa María Flores-Aráoz: “Es irresponsable proponer esta reforma regulatoria en el sector eléctrico”
Rosa María Flores-Aráoz: “Es irresponsable proponer esta reforma regulatoria en el sector eléctrico”

¿La tarifa para el usuario final por qué está compuesta?

De toda la tarifa, cuando uno paga su recibo, el distribuidor no se queda con todo lo que recibe, sino que el 42% del recibo va para (las empresas de) generación, 17% va para las líneas de transmisión, 35% va al distribuidor para que pueda operar sus redes de distribución y atender las subestaciones, y un 5% va para algo que mucho hemos escuchado: la prima RER, que es la prima de Recursos Energéticos Renovables no Convencionales. Para el común de la gente (esto debe entenderse como), energías eólicas y solares.

En ese contexto, se habla bastante sobre una reforma en el sector eléctrico que podrían afectar a las generadoras y a las tarifas que se brindan a todos los usuarios. ¿Cuál es el principal riesgo que se enfrenta con esta reforma que se está planteando?

Lo que se está buscando hacer es un cambio regulatorio, y lo voy a decir abiertamente, promovido por la empresa Luz del Sur y algunos otros integrantes, que, de suceder lo que la empresa Luz del Sur está liderando, se van a beneficiar. En los últimos años, en el sector se invirtió muchísimo porque se preveía hacia finales de la última década que el Perú iba a seguir creciendo a más de 6%, cosa que lamentablemente no sucedió (…). La verdad es que la demanda no creció y, desde más o menos 2015 o 2016, pasamos por una sobreoferta de electricidad y eso ha hecho que los precios para la industria, que toma contratos de corto plazo, bajen, y muchas de las generadoras reaccionaron de manera eficiente y buscando tener contratos de energía en un mundo de sobreoferta.

El problema viene con la adecuación que no hubo a esta nueva realidad…

Las empresas que no hicieron bien su trabajo están tratando de promover un cambio regulatorio para que el precio de la electricidad en el mercado mayorista de generación suba. No entiendo cómo nos pueden decir que si el precio en el mercado mayorista sube, el precio de la electricidad del ama de casa o de la industria va a bajar. Es tan simple como decirte que mañana el precio de la papa en (el Mercado Mayorista de) Santa Anita se triplica, pero yo te digo que no te preocupes, que cuando tú vayas a la bodega, el precio no solo no va a cambiar, sino que va a bajar.

Es decir, ¿estamos ante una reforma que se estaría ajustando más a los intereses de un grupo de actores del sector?

Sí.

¿Cómo sería el impacto de la tarifa en el grupo de clientes libres, es decir aquellas empresas que, debido a su alto consumo, tienen contratos directos con las empresas eléctricas? Porque muchas de ellas van a estar buscando salir de la crisis en los próximos años.

Cuando estás con empresas con (los créditos del programa) Reactiva, que están tratando de salir adelante y ven un riesgo así, este puede ser el punto de equilibrio que genere que tú, en vez de dar un paso adelante y seguir generando empleo y ver la forma de financiarlo, digas que no, y retrocedas. Es irresponsable proponer esto (…). Si, al final, a todo este mercado libre, a las industrias se les sube el costo de la electricidad, pues obviamente el costo y precio de todos los servicios van a subir y obviamente va a subir la canasta familiar.

Nosotros, Kallpa, hemos invertido en este país US$3,000 millones. Somos una empresa que ha estado apostando por este país. Digo con franqueza que, cuando estamos viendo lo que vemos, primero se intentó este cambio regulatorio en 2017 con una campaña muy fuerte. Después esto mismo se llevó al y hubo una campaña muy fuerte y ahora, finalmente, al , nuevamente la campaña. Entonces son varios años en este intento. Nosotros estamos de acuerdo en que uno invierte y debe haber estabilidad en las reglas de juego y estabilidad jurídica porque es la única forma en que un inversionista quiera seguir apostando por este país.

¿Entonces, para ustedes aquí hay una falta contra la seguridad jurídica?

De aprobarse exactamente lo que la empresa Luz del Sur está solicitando, sí. Por eso no puedo decir más, porque habría que ver qué es lo que va a hacer la autoridad competente, que es el , quien finalmente es el ente rector en el sector eléctrico.

Cuando esto se estuvo debatiendo en el Congreso, adonde nos invitaron a todas las empresas, al Osinergmin, a la SNI, al COES, a todos, el ministerio conformó una comisión de reforma del sector eléctrico y nos presentó a todos los actores los puntos que querían analizar desde el punto de vista regulatorio y técnico en el corto y mediano plazo. Entre las de corto plazo estaba este tema: la declaración del precio del gas. Y de todos los consultores nacionales e internacionales que se contrataron y escucharon las posiciones de todos, todos coincidían en que los costos fijos del gas no se pueden introducir en el sistema marginalista porque habría todos estos impactos que hemos mencionado.

Mucho se habla sobre el gas y el precio de este como parte de los costos de producción de la energía eléctrica. Esto ha generado bastante discrepancia. Aquellos que quieren que se haga una reforma dicen que hay empresas que pueden consignar un precio cercano a cero en su declaración de precio del gas…

La ley de concesiones eléctricas basa al sistema eléctrico en un sistema marginalista que consiste básicamente en cuánto te cuesta una unidad adicional de distribución. O sea, un costo variable y el costo fijo lo pagas igual porque con una, dos o tres (unidades), es el mismo. En el caso de los térmicos a gas tenemos una legislación desde el año 2000, en la que uno puede declarar su costo del gas natural desde un mínimo hasta un tope. Esa es la norma, uno puede declarar. Lo que se está buscando ahora es que se elimine esa declaración.

¿En cuánto se estima que podrían subir las tarifas para los usuarios libres (industriales) y los regulados (ciudadanos) si prospera la reforma?

Para las industrias incluso va a ser mayor porque firman contratos más a corto y mediano plazo y no tanto a largo plazo; por lo tanto, son los clientes que tienden más a verse afectados en cada ciclo económico. De darse el cambio regulatorio que quieren y que estoy segura de que no va a suceder porque técnicamente no es lo correcto, el precio de la electricidad en el mercado mayorista se va a triplicar.

Hace dos años, aproximadamente, se estimaba que el alza de la tarifa para los nuevos contratos de los clientes regulados, los ciudadanos, podría variar entre un 8% y un 11% más. ¿Esta estimación se mantiene?

Haciendo un cálculo, que ya lo hemos hecho rápido, poniendo todos los contratos y sacando un promedio, no solo los de Kallpa, estaríamos hablando de un 10% (más) para el mercado regulado y entre un 30% y 40% para el mercado libre.

Tenga en cuenta

-“Quizás están pensando (las autoridades) que, en el cortísimo plazo, eso (un alza) no va a suceder, pero luego sí. Es bueno que sepan que los contratos entre generadores y distribuidores de energía, que son de alguna manera los que tienen que ver con los hogares, son contratos que se firman a largo plazo y en unos años van a vencer”, advierte Flores-Aráoz.

-La ejecutiva agrega que dichos contratos “podrían renovarse a un menor precio, porque estamos en un periodo de sobreoferta”, pero que “si esto (la reforma) sucede”, ello ya no sería posible.