Los retos del Gobierno al 2021: de las inversiones a la reforma judicial

En su primer mensaje por 28 de julio , Martín Vizcarra abordará una agenda con promesas de un gobierno pasado. ¿Qué tareas pendientes tiene el país al 2021 ?

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Así como los escándalos de corrupción despiertan la protesta de los ciudadanos, también les recuerdan las promesas y objetivos del Gobierno. Si bien la mayoría de estos se anunció al inicio del mandato de Pedro Pablo Kuczynski, su cumplimiento al 2021 fue asumido por Martín Vizcarra el 23 de marzo de este año.

La reforma del sistema de administración de justicia quedó establecida como uno de los principales objetivos luego de que a inicios de este mes se filtraran los audios que generaron la mayor crisis que ha atravesado el Poder Judicial en los últimos años.

En el camino al bicentenario, tal reforma irá de la mano con los desafíos en los campos de reformas políticas y modernización del Estado.

En vísperas del mensaje presidencial, para el constitucionalista Enrique Bernales no es mucho lo que puede concretar el mandatario de acá al 2021. Por esa razón, consideró necesario que el Gobierno se centre en un tema puntual, como el de la reforma del Poder Judicial, “porque no habrá tiempo para más”.

“El presidente debe tener su tema centrado en dos aspectos. En primer lugar, ya basta de palabras y que diga cuánto se está gastando en la reconstrucción porque eso no se sabe. Lo segundo es su propuesta de reforma del Poder Judicial. Lo demás son adornos, son frases. Lo que espero es que el presidente tenga consistencia y coherencia en su discurso y que realmente diga al país lo que realmente se va a hacer y no lo que se quisiera hacer”, manifestó.

El jurista Enrique Ghersi, por su parte, planteó la participación de la población en la administración de justicia y, en ese contexto, propuso la elección democrática de los jueces a todo nivel y la implementación de jurados en los procesos judiciales, integrados por ciudadanos y dirigidos por un juez.

Asimismo, estimó conveniente que se elimine el monopolio de la acción penal por parte del Ministerio Público, de tal forma que “cualquier afectado pueda recurrir directamente al Poder Judicial, como en los casos de delito contra el honor”, precisó.

La bicameralidad
Por otra parte, el politólogo Fernando Tuesta destacó que el principal desafío es la restitución de la bicameralidad, a lo que se suma la necesidad de que se revise la relación entre el Poder Ejecutivo y el Congreso de la República.

“No existe garantía absoluta de que las cosas marchen bien, pero de que puede funcionar mejor de cara al 2021, con seguridad que sí. Necesitamos más representantes, pero no más de lo mismo, y eso tiene que estar acompañado de otras reformas integrales”, refirió.

En esa línea, planteó la modificación del sistema de ingreso de los partidos a la política y el fortalecimiento del financiamiento público “para que los grupos políticos no dependan de los privados”. Precisó, sin embargo, que todos estos cambios requieren de voluntad política. “Sin eso no se puede llegar al 2021”.

Políticas y reformas
Pese a que las reformas en materia política y judicial serán un gran reto para el Gobierno, el plano económico no luce menos desafiante. Prueba de ello es el 5% de ritmo de crecimiento económico al cual aspiran Vizcarra y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para 2021, y el cual será necesario para reducir la pobreza y evitar que esta aumente.

Uno de los mayores retos se observa en materia de ejecución del presupuesto público, el cual aún no es el idóneo para alcanzar objetivos como los que se ha trazado en la Reconstrucción con Cambios: invertir S/26,655 millones al 2021.

Para el economista y gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), Diego Macera, es difícil asegurar el cumplimiento de la meta, pues aunque la inclusión de los gobiernos regionales y locales en la reconstrucción puede ser favorable, ello no asegura que las obras se realicen de manera adecuada.

“Había una oportunidad para planear la reconstrucción de manera distinta. Quizá para algunas inversiones grandes pudo usarse el esquema de los Panamericanos, con asesores integrales, los PMO (empresas de gestión de proyectos).Si bien no pueden ser una solución para toda la inversión pública, quizá sí con algunas cosas específicas. Hay un estimado de 17% de crecimiento de la inversión pública este año, y mucho de eso va a depender de la reconstrucción”, dijo a Perú21.

En ese contexto, es importante tener en cuenta que el desembolso de recursos hasta mayo era de solo 10%, lo cual refleja un claro desafío para el Estado, pues los resultados no solo se verán en la ejecución de obras, sino en el desarrollo del país.

Minería y tributación: la otra cara de la agenda
Un gran reto en la agenda del Gobierno es la minería y su cartera de proyectos que involucrará US$58,000 millones en inversiones. Parte de estos ya comenzaron a destrabarse, pero los resultados al 2021 dependerán de la confianza empresarial.

Quellaveco ha sido una buena noticia, esto se debería sumar la Mina Justa (Ica), que sale este año. Si el cobre se mantiene en precios buenos, la expectativa sería que salgan más proyectos, pero no sé si por US$58,000 millones. Me gustaría que los proyectos salgan en regiones deprimidas”, comenta Macera.

Un similar nivel de optimismo muestra el ex ministro de Economía Alfredo Thorne respecto al inicio de Quellaveco: “Gracias a la inversión minera, la inversión privada sí podría crecer 7%”.

Tributación
Por otra parte, Thorne aclaró que una de las tareas será elevar la tributación.
“No se ha hecho mucho. Solo lo del Impuesto Selectivo al Consumo, pero están todos los gastos tributarios que son el 2.5% del PBI y, después, la fiscalización que podría llegar al 5% del PBI. De eso no hemos visto muchos decretos legislativos”, advierte.

A su parecer, el uso de las facultades legislativas será clave para viabilizar la reforma tributaria.

Su preocupación no es para menos, pues el Perú aún está lejos de tener un nivel de recaudación similar al de los países de la OCDE o del promedio de América Latina.

En 2017, los ingresos tributarios como porcentaje del PBI fueron el 16.1%, mientras que en la OCDE, 34.3% y, en la región, 22.7%. Ambas cifras dejaron algo claro: hay mucho trabajo por hacer. Parte de este será abordado hoy en el primer mensaje por 28 de julio de Martín Vizcarra.

Leer comentarios ( )

Ir a portada