En promedio, los peruanos que han recuperado su trabajo hoy ganan 50% menos que antes de la pandemia.
En promedio, los peruanos que han recuperado su trabajo hoy ganan 50% menos que antes de la pandemia.

Los indicadores del último reporte Situación del Mercado Laboral en Lima Metropolitana del INEI merecen nuestra atención, debido a la crítica situación del en medio de la pandemia. Para empezar, la población ocupada (con trabajo dependiente o independiente) se redujo drásticamente durante 2020 y se vino recuperando hacia el final del año. A enero de 2021, la alcanzó los 4 millones 438 mil 600 personas, lo que equivale a un 11% menos que en enero de 2020. Esto significa que casi 600 mil personas aún no recuperan su trabajo.

La población ocupada en el sector servicios (que incluye hotelería, gastronomía, por ejemplo) se contrajo en 18%, lo cual sigue mostrándonos que miles de emprendedores gastronómicos, hoteleros y turísticos son los más afectados por la . Los efectos de la crisis se han visto reflejados también en la cantidad de personas que cuentan con un seguro de salud. En este sentido, casi 500 mil personas perdieron su seguro de salud debido a la pandemia.

Dos datos críticos para cerrar este diagnóstico: la población con empleo adecuado (digno, condiciones de seguridad, beneficios sociales) disminuyó en un 26.8% y esto equivale a 870,800 personas. La población ocupada con un empleo adecuado no alcanza al 50% del total de trabajadores peruanos.

Finalmente, algo fundamental es que luego de las primeras y recientes “cuarentenas”, el empleo se empezó a recuperar, pero con menores salarios. Es lo que vemos que ha sucedido con los trabajadores en (con menos de 10 trabajadores). A setiembre, muchos recuperaron su empleo, pero los sueldos cayeron más de 50%.

En resumen, un año después del inicio de la pandemia, mas de 500 mil peruanos en Lima Metropolitana aún no recuperan su trabajo. Los que lo recuperaron ganan en promedio 50% menos que antes, y una gran cantidad de personas ahora trabaja en condiciones inadecuadas. La causa es sencilla: las cuarentenas y restricciones debilitan el tejido empresarial, obligan a las empresas a recortar gastos, a despedir personal o limitar sus inversiones. ¿Qué propondrán nuestros candidatos para resolver este grave problema? ¿Por dónde van sus propuestas, hacia una intervención mayor del Estado o hacia una liberalización de la actividad empresarial? Es evidente que en la segunda opción está la respuesta al problema de fondo. A más libertad, más empresa y a más empresa, más trabajo.

Dato

Más de 70,000 restaurantes habrían quebrado en el mes de febrero.

Buenas propuestas para generar empleo

Con el diagnóstico mencionado, es urgente revisar qué proponen los diversos partidos en . Veamos algunas buenas propuestas para reactivar el trabajo:

1. Alianza para el Progreso (César Acuña) propone disminuir los costos de formalización para las mypes y también sus costos laborales (contratación y despidos).

2. Avanza País (Hernando de Soto) plantea avaluar los programas de créditos con garantías en el Estado para dirigirlos hacia las mypes y continuar con apoyo financiero a los sectores más golpeados.

3. propone realizar un proceso de acompañamiento laboral y tributario a la mype hasta por tres años a partir de su creación, con cero impuestos en ese plazo.

4. Renovación Popular (Rafael López Aliaga) propone reducir la tasa de IGV para incentivar el consumo, la liquidez de empresas y personas naturales y generar formalización.

Malas propuestas para generar empleo

Ahora veamos las propuestas que no servirán para generar empleo adecuado y estable:

1. Acción Popular también propone eliminar la flexibilidad de los contratos de mediano plazo y jornada parcial, algo que, según todos los especialistas, lo único que hará es encarecer el costo de la formalidad.

2. Juntos por el Perú (Verónika Mendoza) es aún más radical en la intervención del Estado y propone diversas sanciones, prohibiciones y fiscalizaciones a las empresas (jornadas máximas de trabajo, reconocimiento efectivo de descansos remunerados, prohibición de intermediación laboral-services, incrementos periódicos del sueldo mínimo). Fórmulas que solo desincentivan la creación y formalización de empresas.