Señalan que incremento no fue anticipado y que es un mal augurio para el repunte económico. (AP)
Señalan que incremento no fue anticipado y que es un mal augurio para el repunte económico. (AP)

El desempleo en el bloque de 17 países de la Eurozona alcanzó su mayor nivel desde la creación del euro en 1999, impulsado por España y Grecia, donde casi la mitad de los menores de 25 años están sin trabajo.

Dicha cifra aumentó en enero a 10,7% desde el 10,6% de diciembre del año pasado, informó la oficina de estadísticas de la (UE), , que señala que tal salto no había sido anticipado y que es un mal augurio para la salud económica del bloque.

España encabeza la lista con un 23,3% de su población activa sin empleo, dos décimas más que en diciembre, un récord en los países industrializados. Le sigue Grecia, donde en noviembre de 2011 un 19,9% de personas estaban desocupadas.

Si el desempleo –y el consiguiente temor a quedar desempleado– sigue en aumento, los consumidores seguramente limitarán sus gastos, lo cual podría perjudicar aún más la tímida recuperación económica de la Eurozona.

La tendencia de los consumidores a abrir nuevamente sus carteras quedará aún más limitada ante la noticia de que la inflación en el bloque europeo, anunciada por Eurostat, se disparó en febrero hasta 2,7% desde el 2,6% del mes anterior.

Los mercados habían confiado en un mantenimiento de los precios de enero, pero el incremento ha impulsado la inflación por encima de la cuota del 2% fijada por el (BCE), justo por debajo de la cifra. Hasta ahora la inflación había cumplido el objetivo durante 15 meses.

"Se trata de una noticia particularmente mala para los consumidores porque no solamente encaran un creciente y elevado desempleo sino que han visto disminuir su poder adquisitivo", indicó el economista Howard Archer, de la firma .

"Se esperaba que la inflación de los precios de la Eurozona a nivel consumidor hubiese disminuido para ahora de forma notable, pero esa esperanza está siendo eliminada por el encarecimiento del petróleo", añadió.

En las últimas semanas, los precios del crudo aumentaron paulatinamente hasta alcanzar su mayor nivel en nueve meses, en medio de , y las tensiones sobre el programa nuclear iraní, presuntamente con fines bélicos.

Sin los recientes aumentos, los analistas creen que la inflación se habría acercado mucho más al objetivo del BCE, lo que le habría permitido reducir aún más las tasas de interés.