Óscar Rivera, expresidente de Asbanc. (Foto: GEC)
Óscar Rivera, expresidente de Asbanc. (Foto: GEC)

El expresidente de Óscar Rivera, consideró justificado el aporte de diversos empresarios a campañas políticas.

Sobre el desembolso de US$ 3.65 millones por parte de Dionisio Romero, presidente de , a la campaña de , indicó: “Yo no veo lo malo en que el señor ponga la cantidad que haya puesto”.

Además, el también ex miembro del directorio de , mostró su desaprobación al pedido de la actual titular del gremio, María Isabel León, quien pidió la renuncia de los empresarios que han desembolsado dinero para campañas políticas.

“Yo no le hubiera pedido que se retire. Me chocó un poco la fuerza de ‘dar un paso al costado’”, señaló en entrevista con Canal N.

Agregó que León no puede pedir renuncias, pues “la base de la Confiep son los gremios”. “La presidencia de la Confiep no es la representación de una persona”, añadió. También aclaró que en los estatutos del gremio no existen sanciones para casos como los de Credicorp.

Sobre la autocrítica del empresariado, resultado de la encuesta realizada en la CADE Ejecutivos 2019, Rivera se mostró escéptico.

“Son empresarios, pero muchos de ellos no han estado en Confiep viviendo esto que se discutía, se veía y los temores que había en 2011”, anotó.

IPAE no entra mucho en la parte política. En el aspecto político, cumple otra función muy diferente a la de Confiep”, añadió.

Humala cambió

Sobre la campaña de propaganda que financió la Confiep en 2011, Rivera apuntó que la intención no era apoyar la candidatura de Keiko Fujimori, sino defender el modelo económico.

“La campaña de Confiep no era para apoyar [a Keiko Fujimori], sino para cambiarlo [a Ollanta Humala]. Y fue un éxito, porque el señor Humala cambió. El Humala de la segunda vuelta no es el que presentaba el proyecto. A tal punto que la izquierda lo trata de traidor”, puntualizó.