El PMO, al identificar problemas en el camino y algunos de ellos van a ser del orden regulatorio, encuentra resistencia “porque va a obligar a poner la casa en orden", señala Alberto Ñecco. (Foto: GEC)
El PMO, al identificar problemas en el camino y algunos de ellos van a ser del orden regulatorio, encuentra resistencia “porque va a obligar a poner la casa en orden", señala Alberto Ñecco. (Foto: GEC)

El Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC), lanzado en el 2019, prioriza 52 grandes por casi S/ 100 mil millones. Dicho plan proponía crear órganos especializados en gestión de proyectos (PMO, por sus siglas en inglés) para gestionar de manera más eficiente los contratos de Asociaciones Público Privadas (APP) a su cargo.

Sin embargo, casi dos años después, en el reciente informe de avance del PNIC señalan que las entidades públicas que manejan proyectos complejos no han conformado estos PMO. ¿Cómo puede afectar a las obras públicas estas omisiones?

El ex director ejecutivo de y experto en infraestructura, Alberto Ñecco, recordó que en su momento, cuando se habló por primera vez de la norma de los PMO desde ProInversión buscaron impulsar su implementación para los proyectos, y luego el MEF tomó la dirección del tema, que es lo que correspondía.

MIRA: Midagri reporta normal abastecimiento de alimentos en Lima pese a paro de transportistas

Pero la impresión que se llevó Ñecco, cuando se desempeñaba como titular de ProInversión, es que los ministerios estaban renuentes al PMO por dos motivos. Primero, por un tema presupuestal, porque tiene un costo por encima de la obra, aunque los ahorros que se generan por evitar retrasos y errores en el proceso justifican el costo del PMO. Y también porque su aplicación en el contexto público es mucho más compleja que en el contexto de los Juegos Panamericanos o la Reconstrucción del Norte, con acuerdos de Gobierno a Gobierno (G2G).

“Es decir, un PMO para un proyecto de obra pública, va a tener que trabajar bajo el marco de la Ley de Contratación del Estado, que ya sabemos que es un problema, y se formulará bajo los parámetros del Invierte.pe, que es otro problema. Además, debe cumplir con las normativas que regulan las plataformas administrativas del sector público. Esto hace que el tema sea más complejo”, apuntó el experto.

BENEFICIOS

Ñecco resaltó entre los beneficios de un PMO es darle previsibilidad a los proyectos, al tener a un organismo que va a tener una función más clara de definir la ruta ideal de los proyectos, evitar que hayan retrasos, evitar que se avance sin tener las cosas correctas, pero requiere por una legislación que le permita actuar, y la legislación es compleja. El PMO al identificar problemas en el camino y algunos de ellos van a ser del orden regulatorio, encuentra resistencia “porque va a obligar a poner la casa en orden, y muchos de ellos no están con la mayor predisposición de hacerlo al estar en un gobierno de transición y emergencia”, dijo.

En esa línea, César Martín Peñaranda, consultor y exdirector de Servicios al Inversionista de ProInversión, refirió que el PMO es una especie de órgano que optimiza y puede empaquetar los proyectos de la manera más eficiente para el mismo mercado. “Permite optimizar los vehículos de estructuración, incluso con un criterio de valor por dinero”.

Puso como ejemplo un proyecto de agua y saneamiento. Lo que hace un PMO es empaquetar proyectos y optimizarlos recomendando la mejor manera de hacerlo. Por decir, indica que se construya por obra pública y que la operación y mantenimiento vaya a cargo de Proinversión.

“Ellos definen el vehículo más óptimo. Y que no se hayan conformado preocupa porque muchos de los problemas que se han tenido estos años de proyectos desperdigados, de baja escala van a traslaparse al siguiente gobierno, y preocupa más porque ahora lo que necesitamos es inversión”, apuntó Peñaranda.

Añadió que esto se agrava al estar en un contexto electoral, ya que por los pocos meses que quedan es difícil que se pueda remediar la falta de PMO en este gobierno. Pero más preocupa a mediano plazo, porque muchos de los proyectos del PNIC podrían verse demorados.

Ñecco, por su lado, difiere y sostuvo que la mayoría de proyectos del PNIC ya están en ejecución contractual, con contratos firmados, que ya pasaron por la planificación, formulación, ya se hizo la licitación publica, se seleccionó al proveedor, y se han atorado en el avance del contrato.

Para el experto, el destrabe de muchos de estos proyectos no pasa por tener un PMO, sino por tener un marco legal para buscar mejorar los contratos.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR