“La llegada ‘messianica’ es estratégica para el país norteamericano que organizará la próxima Copa América 2024 y el Mundial 2026 (junto con México y Canadá)”.  | Foto: AFP
“La llegada ‘messianica’ es estratégica para el país norteamericano que organizará la próxima Copa América 2024 y el Mundial 2026 (junto con México y Canadá)”. | Foto: AFP

La contratación de Messi por el Inter Miami (que no ganaba nada) en la Major League Soccer (MLS) ha removido el fútbol mundial y será la atracción de Miami y todo EE.UU. (el fútbol es el cuarto deporte en popularidad tras NFL, MLB y NBA).

Miami es una ciudad cosmopolita, moderna y pujante de migración latinoamericana (casi 70% de población) que goza de un boom turístico permanente e inmobiliario y que apunta a convertirse en polo tecnológico. Cada vez más estadounidenses emigran de forma permanente o temporal a esta ciudad por las comodidades y servicios de entretenimiento que ofrece.

La llegada ‘messianica’ es estratégica para el país norteamericano que organizará la próxima Copa América 2024 y el Mundial 2026 (junto con México y Canadá). Representa la segunda revolución futbolística luego que, en 1975, Pelé, el tricampeón mundial, suspende su retiro para jugar en el Cosmos de Nueva York, marcando el inicio del profesionalismo de este deporte en EE.UU.

El Inter Miami con Messi (9 goles en 6 partidos) acaba de ganar su primer título y tiene 11.5 millones de seguidores, más que Boca, River y Corinthians.

Messi con humildad y goles prioriza la calidad de vida y bienestar de su familia antes que el retiro. Dejará ingresos cuantiosos al Inter y a Miami. El impacto comercial y social recién empieza. Los derechos televisivos de la MLS son de Apple por 10 años, que pagó US$2,500 millones. También, Adidas tiene contrato con la MLS hasta 2030 por US$830 millones.  “Miami dicen ahora que es la capital del capital” (alcalde de Miami, Francis Suárez).

TAGS RELACIONADOS