(USI)
(USI)

explicó hoy las razones que , entre las que mencionó que no se cumplió con la promesa de elevar los sueldos en la empresa estatal, como ya ha ocurrido en la Contraloría, Indecopi y la Sunat.

Como se sabe, en el gobierno pasado se estableció que el tope salarial en el Estado debía ser de aproximadamente S/.15,600, es decir, nadie ganaría más que el presidente de la República, pero en esta gestión se consideró necesario otorgar remuneraciones competitivas al personal técnico y especializado.

"Cuando ingresé (a Perupetro), expectativas algo diferentes se me habían ofrecido, es decir, que retornarían (los salarios) antes del Decreto Supremo del presidente Alan García. No se hizo nada y estamos en julio, cumplimos el año y seguimos con 13 mil soles mensuales. Como usted comprenderá, ya la gente se está yendo de Perupetro y le tocó al presidente", manifestó.

Asimismo, admitió que tuvo más afinidad con la administración del expremier Salomón Lerner y el exministro de Energía y Minas Carlos Herrera Descalzi, mientras que con la gestión del actual titular de esta cartera, Jorge Merino, se presentaron más discrepancias.

"Ha sido justamente la falta de afinidad con el sector, eso es cierto. (…) La forma de focalizar en el caso de Camisea, la política petrolera, la parte de los lotes petroleros, las convocatorias, en fin. No ha habido mucha afinidad. Y como fue ratificado el señor ministro no había nada que hacer", indicó.

A estos motivos Ochoa agregó que él cumplió el año de apoyo que le ofreció al Gobierno y que alcanzó los objetivos trazados por su gestión, por lo que negó que su salida se haya dado por el .

"Este tema de la famosa exportación data desde enero de este año (…) y en este caso, una de las causas (de su renuncia) es la falta de afinidad, pero no este tema (Camisea) en particular", agregó.