Para el abogado laboralista, César Puntriano, normas carecen de estudios técnicos para determinar la duración de los permisos y generan obligaciones de subvención en Essalud, que podrían evaluarse mejor.
Para el abogado laboralista, César Puntriano, normas carecen de estudios técnicos para determinar la duración de los permisos y generan obligaciones de subvención en Essalud, que podrían evaluarse mejor.

Con la para atender a hijos menores de edad con diagnóstico de cáncer y una licencia a madres gestantes durante la , que fueron aprobadas recientemente por el Congreso de la República, la legislación peruana acumula 24 licencias laborales para el sector privado. En opinión del abogado laboralista César Puntriano, socio del Estudio Muñiz, es un número alto, pero que también están dispersas y no tienen mucho sustento técnico.

“El problema es la emisión de permisos y nuevas licencias que tienen una finalidad loable, pero les falta un estudio técnico detrás porque hay una multiplicidad de licencias, hay muchas y están muy dispersas. No hay claridad para las empresas sobre qué licencias existen, fuera de las clásicas por maternidad o paternidad”, comentó.

Aseguró que, si bien el objetivo es apoyar la situación de los trabajadores, los plazos deberían estar mejor sustentados, tanto en el sector privado como en el , donde se tiene un problema similar, por ejemplo, con licencias para capacitaciones.

Efectos y ajustes a implementar

Precisó que los países con licencias laborales más largas son también los que tienen sistemas de salud más fuertes y donde el Estado puede ofrecer subsidios a trabajadores con problemas de salud, que no necesariamente son cubiertos por los empleadores. Además, en varios países europeos se está ofreciendo una cantidad de licencias limitadas por año, para todo uso.

“En países con una fuerte seguridad social, no es difícil pensar en licencias prolongadas. Lo que se está viendo mucho son las licencias planificadas sobre una bolsa. La tendencia es a tener una bolsa de licencias al año, con un número máximo de días al año, de los cuales el trabajador o trabajadora puede tomar esos días”, explicó.

En el caso de los trabajadores con hijos menores que tengan cáncer (Ley 31041), que se promulgó recientemente, el beneficiado puede tener hasta 12 meses de licencia. Según Puntriano, esto implica una subvención ofrecida por Essalud.

“No sé si existió algún análisis técnico para determinar que esta licencia debe durar al menos un año. También está el tema de que el dinero sale del Tesoro Público porque los primeros días de licencia los paga el empleador -los primeros 21 días- pero el resto de días los paga el ”, indicó.

Consideró que, en estos casos, se pudo evaluar la posibilidad de reducir la jornada laboral y que parte del sueldo sea pagado por el empleador, y la otra parte, sea subsidiada. De esta manera, el trabajador podría disponer de más horas para el cuidado del menor.

TAGS RELACIONADOS