(Bloomberg)
(Bloomberg)

puede perder su calificación de deuda AAA si las negociaciones del presupuesto del próximo año no producen una tendencia a la baja del ratio de la deuda sobre el producto bruto interno (PBI) del país, informó la agencia calificadora .

"Si esas negociaciones conducen a políticas específicas que produzcan una estabilización y luego una tendencia a la baja en el ratio de la deuda federal sobre el PBI a mediano plazo, la calificación probablemente se ratificará y el panorama retornará a estable. Si esas negociaciones no logran producir tales políticas, sin embargo, Moody's prevería reducir la calificación, probablemente a AA1", dijo la agencia en un comunicado.

Como se sabe, S&P despojó a EEUU de su calificación "AAA" el año pasado, luego de que el Congreso no lograra acordar un plan de largo plazo para reducir el déficit fiscal y que las rencillas políticas dejaran al país al borde de la cesación de pagos.

A pesar de que Moody's califica al país norteamericano con "AAA", esta agencia tiene el panorama de la nota en negativo. Esta situación probablemente permanezca sin cambios al menos hasta que el Congreso termine con sus negociaciones sobre el presupuesto el próximo año.

Sin embargo, la agencia sostuvo que este escenario no persistiría más allá del 2014, salvo que el parlamento estadounidense adopte un método para reducir el déficit que incluya un amplio shock fiscal.