El aporte del sector minero permitiría que se posicione como una de las regiones que más aportaría al desarrollo del país en los siguientes diez años, debido al impulso del . Así lo resaltó un estudio del Centro para la Competitividad y Desarrollo (CCD).

La mejora de varios indicadores, como la reducción de pobreza y la desnutrición o el incremento de la comprensión lectora y el razonamiento matemático, garantizarían un claro progreso.

De esta manera mientras en 2011 la pobreza afectaba al 63% de la región, en 2017, el porcentaje había caído hasta 38%. En tanto, la desnutrición bajó drásticamente de 39% a 21% en el mismo periodo.

Si bien Apurímac también estaría entre las regiones cuyo PBI podría crecer más este año, el CCD resalta que el futuro de la región radica en su cartera de proyectos.

Cuenta con un Plan Estratégico de Competitividad, con más de mil proyectos totalmente financiados que buscan seguir mejorando la calidad de la educación y la salud, la infraestructura asociada principalmente al ferrocarril Andahuaylas-Puerto San Juan de Marcona”, señala el CCD.

Esto, sumado a la creación de negocios y en relación con el clúster minero del sur, permitiría que la región “se convierta en la locomotora del desarrollo de Perú en la próxima década”.