¿Es bueno que un millennial cambie tanto de trabajo o debe quedarse en un puesto?

Cómo retener a un millennial en un trabajo es el dilema que buscan resolver las empresas. Pero, ¿es posible que una alta rotación laboral sea favorable para el desarrollo profesional?

Millennials

En el Perú hay millennials bien diferentes. Están los que rotan constantemente de trabajo y quienes buscan estabilidad laboral. (Foto: UTEC)

En el Perú hay millennials bien diferentes. Están los que rotan constantemente de trabajo y quienes buscan estabilidad laboral. (Foto: UTEC)

En el Perú hay millennials bien diferentes. Están los que rotan constantemente de trabajo y quienes buscan estabilidad laboral. (Foto: UTEC)

Redacción Redacción

Manuel Patiño
El mayor dolor de cabeza que le generan los millennials a los equipos de recursos humanos alrededor del mundo es cómo retenerlos en una empresa.

En el Perú el dilema también hace eco. Sobre todo cuando conservamos una Generación Y con características muy diferentes entre sí.

"Los jóvenes peruanos son muy parecidos a la Generación X de Estados Unidos. Buscan más estabilidad porque la coyuntura del país es distinta", describe Silvia García, directora académica de la carrera de Administración y Recursos Humanos de la UPC.

Sin embargo, también hay los millennials peruanos que comparten los rasgos de sus congéneres del primer mundo: alta rotación y con mucha apertura al riesgo.

¿Qué deben hacer, entonces? ¿Es mejor aprender de varios lugares o especializarse en una sola compañía?

La respuesta no es tan sencilla como uno podría sospechar. Dave Ulrich, profesor de la University of Michigan’s Ross School of Business, señala que si el joven se queda mucho tiempo en una empresa, puede que no llegue a enriquecer su carrera con otras experiencias laborales.

No obstante, indica, si se permanece por un corto periodo en una compañía y se va a otra, y así sucesivamente, puede que no aprenda de ninguna.

"Si tomamos en cuenta estos dos extremos, recomiendo que la permanencia en una empresa sea de uno o dos ciclos de negocio, que varía dependiendo del sector o industria", subraya.

Ulrich describe al ciclo de negocio como el conjunto de acciones que el colaborador descubre por sí mismo e interactuando con otros compañeros. Es decir, el proceso en donde aprendes cómo funciona el puesto de trabajo.

"Cerrado este ciclo de negocio, el empleado sabe que ya es momento de irse o cambiar de posición. ¿Y eso que significa?. Significa que ya terminó de aprender, porque ya no está progresando y las interacciones con sus compañeros en el trabajo ya no lo entusiasman", explica.

Ir a portada