(The Economist)
(The Economist)

The Economist anunció en su última edición que no usará más los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (Indec) de Argentina, cuyas estimaciones, particularmente sobre inflación, son cuestionadas por la mayoría de consultoras privadas.

En un , ("No me mientas, Argentina"), que alude a la canción , de la Opera "Evita", el semanario británico señala: "A partir de esta semana, decidimos abandonar por completo los datos del Indec".

"Estamos cansados de ser partícipes involuntarios en lo que parece ser un intento deliberado de engañar a los votantes y estafar a los inversionistas", añade la publicación.

A partir de ahora, The Economist utilizará para la inflación en Argentina a la consultora estadounidense PriceStats, "un especialista en inflación", que recaba datos para 19 países basados en compras en internet.

"Sin duda, Argentina dirá que mide el consumo de los ricos y no de los pobres, que no compran online. Pero los métodos de PriceStats están basados en sólida investigación (…) y han probado una impresionante coincidencia con las cifras oficiales en países como Brasil y Venezuela", añadió.

Las cifras del Indec son cuestionadas desde que el gobierno de Cristina Fernández retomó el control del organismo en 2007. Argentina registró en 2011 una tasa de inflación anual de 9,5% según el Indec y de alrededor de 23% según organismos privados.

Desde 2011, las entidades que publicaron cifras independientes sobre la inflación en Argentina recibieron multas de más de US$100,000. El Gobierno las acusó de hacer investigaciones incompletas.

DATOThe Economist tiene un tiraje mundial de 1,3 millones de ejemplares, de los cuales más de la mitad se venden en EEUU.