De todos los anuncios pronunciados por el 28 de julio, el de plantear una nueva es uno de los que más preocupación despertó en las industrias extractivas.

Si bien el mandatario afirmó ese día que es necesario actualizarla porque la actual “tiene cerca de 30 años de vigencia”, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía aclaró que la propuesta terminaría generando “más preocupación a los inversionistas”.

Para el presidente ejecutivo de la consultora Maximixe, Jorge Chávez, la nueva norma del Ejecutivo debería mejorar la gestión de conflictos y reducir la sobrerregulación, pues la actual ya es exigente.

“Los cambios que se aguardaban estaban orientados a eliminar trabas y licencias que van mucho más allá que en países desarrollados. En realidad la norma vigente ya es bastante exigente. Se requiere una ventanilla única que simplifique procesos. Pero lo que tengo entendido es que lo que se está buscando con esta modificación es generar una prohibición de que haya minería en ciertas zonas del país”, comentó a Perú21.

Un riesgo que también podría advertirse, según el economista, es que para generar aprobación por parte de la ciudadanía, algunas de las modificaciones terminen teniendo un corte populista.

Tenga en cuenta
El , destacó que la nueva norma permitirá promover la sostenibilidad y fortalecer la competitividad de la actividad minera en el Perú.