El presidente del Banco Central de Reserva (BCR), , no pudo evitar su molestia esta mañana cuando fue consultado por periodistas sobre para la institución que dirige. "Si el proceso toma mucho tiempo, no tiene sentido nombrarlos", afirmó.

El funcionario argumentó que, a diferencia del Defensor del Pueblo y de los magistrados del Tribunal Constitucional, cuyas labores empiezan cuando son designados, a los directores del BCR les correspondía iniciar sus funciones el 28 de julio de 2011.

"El periodo comenzó hace dos años", dijo visiblemente ofuscado. Además, comentó que debido al maltrato que han sufrido los tres profesionales que recientemente eligió el Parlamento, "gente buena" no va a querer presentarse.

"Preocupa que gente buena no quiera presentarse. Va a tener que pasar algún tiempo antes que algún candidato se anime a formar parte del proceso. Obviamente puede haber miles de candidatos, pero una solución es no nombrar nadie. Si no nombran a gente buena es preferible que no designen a nadie", aseveró.

La semana pasada, el Congreso eligió a los economistas Francisco González, Drago Kisic y Gustavo Yamada como nuevos directores del Banco Central, pero luego de las críticas de diversos sectores a todo el proceso de designación de los magistrados del Tribunal Constitucional, Defensoría del Pueblo y el ente monetario.