Aeropuerto Jorge Chávez. (Foto: Jesus Saucedo / GEC)
Aeropuerto Jorge Chávez. (Foto: Jesus Saucedo / GEC)

Los vuelos nacionales reiniciaron hace semanas, pero la gente aún tiene dudas. ¿Son seguros? ¿Los protocolos se respetan? ¿Siguen esas colas del primer día? ¿Qué bioseguridad hay en los aviones? Esas interrogantes se la ponen difícil a quienes necesitan movilizarse a provincias, por razones de trabajo o personales. ¿Continúan limitando su actividad productiva o ya es oportuno volar?

Aprovechando un reciente viaje de negocios a Pucallpa, hacemos un recuento breve y de primera mano, que esperamos que ayude a dar mayor claridad. El acceso al Jorge Chávez es previa presentación del boarding pass (para quienes van en auto, el estacionamiento ya está operativo). Al terminal se ingresa tras controlar la temperatura, siempre con mascarilla. El aforo está adecuadamente limitado; dentro no se ven aglomeraciones ni colas. En sí, el journey es contactless: el boarding pass lo escanea uno mismo, los documentos de identidad no se entregan, solo se muestran. ¿Servicios? Dispensadores de gel, cafés, bancos, algunas tiendas y Wi-Fi gratis.

Ya en el avión, usar escudo facial (junto con mascarilla) es mandatorio. Detalle importante, el sistema de recirculación de la aeronave renueva el aire cada pocos minutos, reduciendo a la mínima expresión la posibilidad de contagiarse. Por seguridad tampoco se sirven alimentos ni bebidas. En Pucallpa, los protocolos en el aeropuerto son exactamente los mismos. Los tres operadores han homologado medidas, así que los aeropuertos del norte y oriente son igual de ordenados, seguros y eficientes. Como lo serán los del centro y sur cuando reabran. Aunque para mantenerlos así, es clave acelerar la aprobación de sus ampliaciones porque, a menos espacio, menos distanciamiento.

Los protocolos funcionan; si somos responsables, podemos viajar sin sustos ni sorpresas. ¡Cuidarnos y reactivarnos es 100% posible!