Indecopi investiga presuntas prácticas de subvenciones a biodiésel argentino. (USI)
Indecopi investiga presuntas prácticas de subvenciones a biodiésel argentino. (USI)

El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual () inició una investigación por presuntas prácticas de subvenciones en el biodiésel B100 que ingresa al Perú importado de Argentina.

A través de una resolución de la Comisión de Fiscalización de Dumping y Subsidios, el proceso se inicia a solicitud de la empresa Industrias del Espino, principal productor peruano de biodiésel a base de palma aceitera.

Como se recuerda, esta compañía paralizó la producción de su planta de biocombustibles (Tocache) como consecuencia de la competencia desleal del biodiésel procedente de Argentina.

De acuerdo a la norma, a partir de un análisis conjunto de los indicadores de daño establecidos en el Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias (ASMC), en la etapa de evaluación inicial, se han encontrado indicios que permiten inferir que la rama de producción nacional de biodiésel, habría experimentado daño importante entre enero de 2009–marzo de 2014.

En tanto que las importaciones de biodiésel argentino han experimentado un crecimiento significativo entre enero de 2010 y marzo de 2014, tanto en términos absolutos como en relación al mercado interno y a la producción nacional, apreciándose que se ha mantenido como el principal abastecedor extranjero del mercado local durante dicho periodo.

Durante el período de análisis, las importaciones originarias de Argentina aumentaron 263.5% entre 2010 y 2013, en línea con el incremento del porcentaje de biodiésel empleado en la mezcla con diésel a partir de 20119.

En términos relativos al consumo nacional, la participación de las importaciones de biodiésel argentino se incrementó 13.6 puntos porcentuales entre 2010 y 2013, al pasar de 55.4% a 69%, alcanzando un nivel máximo de 98.6% durante el primer trimestre de 2014, en un contexto en el cual la industria nacional tuvo que paralizar su producción a partir de febrero de este año.