(Reuters)
(Reuters)

Gran Bretaña enfrenta una crisis interna que podría terminar con la salida de la sexta mayor economía mundial de la (UE), advirtió el viceprimer ministro del país, Nick Clegg.

Estas declaraciones se dieron a raíz de la dura negociación en el Parlamento británico sobre el presupuesto del bloque europeo, que asciende a un billón de euros. Una votación parlamentaria, en la que 53 diputados del partido de Gobierno se unieron a los laboristas, permitió la presentación de una moción reducir el presupuesto comunitario para el periodo 2014-2020.

Después de la derrota en el Congreso del primer ministro , Clegg dijo que el comportamiento de los legisladores podría dejar a Gran Bretaña aislada o incluso fuera del bloque.

"Uno nunca logrará (nada) si se pone a patalear y dice 'queremos ser parte de este club, queremos reescribir unilateralmente las reglas del juego y elegir unilateralmente lo que suscribimos'", afirmó Clegg, líder de los demócratas-liberales.

En el Reino Unido se vive un clima tenso por las disputas en la cúpula del Gobierno sobre los beneficios de pertenecer a la UE. El ministro de Finanzas, George Osborne, advirtió que se vetaría cualquier acuerdo sobre el presupuesto europeo que sea perjudicial para el contribuyente británico.

El primer ministro, que quiere que el presupuesto de la UE suba solo en línea con la inflación, ha tratado de calmar a los euroescépticos dentro de su partido conservador diciendo que buscará un nuevo tratado que será sometido a una consulta popular.