(USI)
(USI)

Alicce CabanillasAlicce Cabanillas@alicce en Twitter

Si bien ha disminuido la apertura de nuevas bodegas en los últimos años, los negocios de este tipo que continúan en los barrios están aumentado su facturación y utilidad, impulsados por las mayores compras no programadas de las familias, indica la consultora .

En la actualidad, hay aproximadamente 160 mil bodegas que mueven unos S/.41 millones al día y S/.15 mil millones al año, el doble de lo que manejan los supermercados (S/.7,500 millones), indica Manuel Fazio, gerente de la citada investigadora.

De acuerdo con el ejecutivo, los trabajadores independientes que ganan dinero diariamente (taxistas, microbuseros, dueños de galerías, entre otros y que en Lima son el 55%) son los que le dan fuerza y sustento a las bodegas pues compran a diario y gozan del crédito que en estos negocios se llama "fiadito".

Otro punto a favor de estos microemprendimientos es que la mayoría de hogares no realiza compras programadas. Solo en Lima, se trata del 8%. "Si a eso le sumamos que las amas de casa no son leales a las compras de una marca en particular , tenemos que el canal moderno o supermercado es en realidad el verdadero competidor de los fabricantes, ya que los productos de marcas propias están canibalizando las ventas de marcas tradicionales.

¿MINIMARKETS?Fazio asegura que ya no se necesitan más bodegas en el país y lo que se está observando en el mercado es que los negocios de este tamaño que tienen entre 8 y 10 años están evaluando la posibilidad de convertirse en minimarkets. Marketing Preciso estima que el 7% de las bodeguitas en Lima tradicional tiene el potencial para ascender a este paso.

"Además estamos pensando en empezar un proyecto para confederar a las bodegas, para ellos vamos a empadronarlas", dijo el ejecutivo.

El 11 de marzo pasado, la Asociación de Bodegueros del Perú () informó que la presencia de los supermercados en el mercado peruano ha generado que la apertura de bodegas formales disminuya drásticamente en los últimos años.

Citando cifras del Instituto Nacional Estadística e Informática () y del Registro Nacional de Municipalidades (Ranamu), detallaron que del 2008 al 2009 las solicitudes de licencia de funcionamiento de bodegas cayeron 27%, pues solo hubieron 7.586 pedidos. En tanto, en el 2010 estas solicitudes sumaron 4.911, lo que representó una caída de 35.3%.