Casas prevé que el PBI crecería menos de 10% este año y que los niveles de empleo previos al COVID recién volverían en 2022.
Casas prevé que el PBI crecería menos de 10% este año y que los niveles de empleo previos al COVID recién volverían en 2022.

El equilibro entre el cuidado de la salud y de la economía es la clave cuando se trata de enfrentar la emergencia sanitaria. Así lo explica el exviceministro de Economía y profesor de la Universidad del Pacífico, . Si bien muestra menos optimismo que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) respecto a cómo se pueda recuperar la economía este año, confía en que existe una gestión responsable y analítica de parte del titular del sector, . Pese a ello, adelanta que los niveles de empleo previos a la pandemia no volverán al menos hasta 2022.

¿Cómo puede afectar la variación de los toques de queda focalizados en la recuperación de la economía?

Analizando las cifras, analizando la situación, podemos ver que este riesgo de rebrote o de la segunda ola podría llevarnos inclusive a una cuarentena, dependiendo de cómo evolucione esto. El mensaje que ha dado la presidenta del Consejo de Ministros ha sido más o menos como “oigan, traten de guardar la responsabilidad y cuídense ustedes y el resto, y vamos a tratar de tener más porque estamos cuidando el equilibrio entre economía y salud”. Y es un equilibrio difícil.

¿El Estado tiene la capacidad para seguir entregando nuevos bonos?

Todavía hay algún espacio (fiscal). No tenemos todo el espacio del mundo, como el año pasado, cuando se desplegó todo el arsenal posible, lo cual ha llevado a que la ratio de deuda del Perú haya aumentado considerablemente (...). En el caso de las personas, yo creo que ha habido bastantes problemas en (la entrega de) los primeros bonos. Se podrían financiar uno o dos más (en caso de un nuevo confinamiento), pero habría que aprender bastante de cómo se ha hecho la distribución.

¿No sería más conveniente que, en lugar de una generalizada, se opte por volver a la fase 3?

Yo creo que sí. Volver a una fase 3 o una fase 2, pero no cerrar toda la economía. El problema es que si seguimos como estamos, ahí sí la recomendación va a ser cerrar toda la economía y eso es algo a lo que no queremos llegar. Creo que volver a una fase 3 sí sería factible.

¿Cómo debería ser el balance entre tratar de cuidar la salud y cuidar la economía dentro del Gobierno?

Si uno escoge la economía, puede que la salud empeore, y si uno prioriza la salud, la economía va a sufrir. La elección entre economía y salud nos debe llevar a un equilibro que va a depender de cómo el Gobierno vea la coyuntura y pondere la situación económica. Esto tiene repercusiones a largo plazo porque al aumentar la , más niños van a tener anemia, por ejemplo. Y si más niños tienen anemia su capacidad cognitiva se va a ver afectada y eso va a generar que tengan poca capacidad de generar ingresos en el futuro. Es eso versus la emergencia sanitaria. Entonces ese equilibrio (que necesita el país) es difícil de alcanzar (…). Si uno no hace nada, podríamos terminar con una situación en la que haya más pobreza y más muertos por .

¿Cómo podría terminar la lucha contra la pobreza este año?

Sobre la tasa de pobreza estábamos en 21% (en 2019) y, según los estimados, iba a aumentar a 28% o 29% (para 2020), que es un crecimiento considerable debido a la gente que ha perdido el empleo. Si este año no se dan las condiciones para compensar lo que ha ocurrido, la pobreza podría crecer y llegar a niveles de 30% o un poco más. Recién en 2022 podríamos hablar de reducir esa tendencia.

El MEF, antes de la segunda ola, preveía que la economía crecería 10% en 2021. ¿Es posible estimar un rango de crecimiento entre 5% y 10% o es muy optimista?

La caída ha sido tan fuerte el año pasado, y el Gobierno es claro al decir que está sopesando economía con salud, que lo que vamos a tener es un efecto rebote y no vamos a caer tanto (…). Yo estaría (estimando un crecimiento) en un rango de entre 5% y 7%. En un contexto como en el que estamos hay bastante incertidumbre (…). Podemos ver que aparte de la emergencia sanitaria tenemos el tema político, del , de las elecciones. Son muchos riesgos que vienen desde el frente interno.

¿Cuánto tiempo le tomaría al país retomar los niveles de empleo previos al COVID-19?

Con la misma calidad (del empleo), porque cantidad hay, yo creo que esto va a tomar hasta finales de 2022 en el mejor de los casos (…). Mientras tanto, vamos a estar en una economía informal, donde la gente va a buscar generar ingresos. La única forma de generar empleo (formal) en un país es que la inversión privada crezca. Eso está demostrado porque la mayor inversión genera mayor productividad de la mano de obra, absorbe empleo y se crean nuevas empresas. Lo que estamos viendo este 2021 es que la inversión va a estar esquiva debido a la incertidumbre política. Y como tenemos también la incertidumbre sanitaria, eso va a hacer que la inversión en 2021 todavía no cobre el dinamismo necesario.

Tenga en cuenta

-“Hoy más que nunca necesitamos la inversión privada. Todos los candidatos a la Presidencia deben ser bien claros en este aspecto”.

-“Antes de la pandemia hablábamos de que eran necesarias reformas en el, el mercado de capitales, las pensiones, en simplificar el Estado, en reducir la corrupción. Creo que eso es algo sobre lo que se les pediría a los candidatos que sean explícitos y sin medidas populistas”.