A cambio, impondrán a España condiciones estrictas. (Reuters)
A cambio, impondrán a España condiciones estrictas. (Reuters)

La Eurozona aprobó hoy, sin sorpresas, el plan de ayuda a España que prevé hasta 100,000 millones de euros (US$121,000 millones) para los bancos ibéricos en dificultales, pero no logró calmar al mercado que le exige a la deuda española un rendimiento insostenible.

La Bolsa de Madrid perdía 5.85% poco antes del cierre, lastrada por el anuncio de la Comunidad Valenciana de que ante la falta de liquidez tiene que recurrir a la ayuda del Estado.

En poco menos de dos horas de reunión telefónica, los ministros de Finanzas de la Eurozona dieron "unánimemente su acuerdo a la ayuda financiera para recapitalizar a los bancos españoles". "Proporcionar un crédito a España es necesario para garantizar la estabilidad financiera del bloque en su conjunto", anunciaron.

Este es el cuarto rescate desde el inicio de la crisis de la deuda en 2008 después del de Grecia, Irlanda y Portugal, y el primero que se otorga solo para un sector, en este caso los bancos.

La cantidad exacta que necesitarán los bancos se conocerá en septiembre, cuando acaben las auditorías de la situación del sector. Mientras tanto, la Eurozona prometió desbloquear 30,000 millones de euros (US$37,000 millones) a finales de julio para una eventual emergencia.

A cambio, el bloque impondrá a España condiciones estrictas que se "concentrarán" en el sector financiero. Los bancos españoles tendrán que presentar planes de reestructuración y colocar sus activos tóxicos en un "banco malo".

La regulación y la supervisión bancaria también van a reforzarse. Esto podría significar inspecciones de Bruselas en las entidades bancarias, según un proyecto de memorando.

Otra exigencia es que Madrid respete los compromisos para corregir el déficit de manera significativa para el 2014 y cumpla las recomendaciones macroeconómicas de Bruselas, subrayó el comisario europeo para Asuntos Económicos, Olli Rehn.